Talosoterapia: El poder curativo del mar

La fascinación por el mar se encuentra en todas las culturas y, especialmente, en las de los pueblos que habitan en sus riberas, donde se le supone fuente de vida, morada de los dioses, y poseedor de virtudes terapéuticas, al mismo tiempo que vengador de las afrentas perpetradas contra los dioses. Griegos y romanos ya habían atribuido de forma directa propiedades terapéuticas a la vida cercana al mar, pero los establecimientos balnearios costeros no se instauran de forma socialmente relevante hasta los siglos XVIII y XIX.

La palabra talasoterapia proviene del griego thalassa, «mar», y therapeion, “cuidar”, de modo que puede traducirse por «cuidar mediante el mar y sus derivados».

Los primeros organismos se formaron en el mar, donde evolucionaron y posteriormente emigraron a tierra firme y siguieron evolucionando. Pero conservaron siempre un resto de su vida en el mar: en el hombre, en el plasma, que es el líquido de la sangre, sin células, cuya composición química es muy parecida a la del agua de mar.

Las virtudes curativas del mar, loadas desde la antigüedad, habían sido olvidadas durante toda la Edad Media y hasta el siglo XVIII. Durante los siglos XVIII y XIX se ponen de moda los establecimientos balnearios marinos por diversas razones: eran lugares agradables, donde la sociedad bienestante de la época podía relajarse lejos de las ciudades, y, además, el aire y el agua Je mar proporcionaban saludables efectos sobre el organismo.

Islas_Cook.jpg (425×270)

COMPOSICIÓN Y EFECTOS FÍSICOS DEL AGUA DE MAR

El agua de mar se diferencia de la terrestre en la cantidad y variedad de compuestos minerales que se encuentran disueltos en su seno. Así, todo el mundo sabe que es salada, y que de las salinas que se encuentran junto al litoral se extrae la sal que luego usamos en la mesa y en la cocina. Sin embargo, es menos conocido que aparte del cloruro sódico (o sal común), el agua de mar también contienen compuestos de hierro, cobalto, níquel, magnesio, manganeso, yodo, azufre, etc, que la dotan de una serie de propiedades  físico-químicas entre las que cabe destacar su mayor densidad o peso específico. Ello significa que el agua de mar, por unidad de volumen, pesa más que el agua dulce, y por ello  más fácil sostenerse en el mar que en una piscina, por ejemplo. Además, esta composición produce otro efecto, que es el llamado efecto osmótico: cuando se ponen en conto dos soluciones separadas por una membrana semipermeable, la más diluida cede agua o disolvente a la más concentrada, y esta cede parte de los iones disueltos a la primera, de modo que se tiende a igualar las concentraciones a ambos lados de la membrana. Esto es lo que sucede cuando nos sumergimos en el mar, ya que la piel actúa como membrana semipermeable, y el líquido extracelular, el que se encuentra entre célula y célula de nuestro cuerpo, está menos concentrado que el agua de mar.

En último término, la salinidad del agua de mar tiene un efecto muy importante: un alto poder bactericida, lo que significa que los gérmenes que van a parar a ella no sobreviven, ya que el medio es muy hostil para éstos, de forma que el agua de mar es una depuradora natural contra los gérmenes patógenos que pueblan el intestino de los animales.

En otro orden de cosas es conocido que la diferencia de temperaturas que se produce durante el día y la noche entre el mar y la tierra genera las brisas marinas. Pues bien, el aire que roza la superficie del mar arranca partículas de agua salada, de manera que la posición al aire marino también aporta elementos minerales a la piel, especialmente sal  y yodo.

Los efectos del agua de mar sobre el orgasmo se podrían resumir en:

- Efecto osmótico, mediante el cual aporta organismo elementos minerales.

- Acción disolvente y anticongestiva.

- Estímulo del metabolismo hístico.

- Estímulo de la irrigación sanguínea. Como se ha descrito antes, del mar podemos  aprovechar no sólo el agua, sino también aire marino, las algas y también la arena.

MODOS DE USAR EL AGUA DE MAR

El agua de mar se puede usar externamente para tomar baños a diversas temperaturas, con o sin contenido de algas y arena; para tomar duchas y chorros a presión; para tomar baños de lodo marino y para confeccionar envolturas, vendajes y cataplasmas confeccionados con este lodo.

El agua de mar también puede ser ingerida -para ello se recomienda que se obtenga lejos de la costa y a suficiente profundidad- para el tratamiento natural de desmineralizaciones o para conseguir la reducción y posterior normalización de la flora bacteriana intestinal toman un par de cucharadas sopera de agua de mar, tres veces al día, y disueltas en agua dulce en un vaso.

Para terminar, uno de los ejercicios recomendados por el Doctor Kneipp, el de pisar el agua, se puede realizar de forma excelente en la orilla del agua, pisando la arena húmeda bajo una pequeña capa de agua. Es un ejercicio excelente para fortalecer los pies y tratar algunas enfermedades reumáticas.

INDICACIONES Y CONTRAINDICACIONES DE LAS CURAS MARINAS

Sin que la lista de indicaciones sea exhaustiva, se pueden citar las siguientes:

- Afecciones articulares agudas y crónicas, de origen reumático.

- Celulitis.

- Afecciones del aparato respiratorio.

- Enfermedades alérgicas.

- Tuberculosis osteoarticular.

- Afecciones ginecológicas.

-  Estrés, fatiga.

Entre las CONTRAINDICACIONES cabe citar:

- Enfermedades agudas del riñón y las vías urinarias.

- Enfermedades cardiovasculares, como la insuficiencia cardíaca y la hipertensión arterial.

- Tuberculosis pulmonar evolutiva.

Orientación Naturista y Dietética de Calidad
Calle 2 Numero 9-81, La Grita Edo. Táchira Venezuela
02778814589 / 04167760764
contacto@elabcnaturista.com
Plantas Medicinales
Lista de Enfermedad
Metodos de Preparación
Terapias Alternativas
Consulta un Naturopara
Nuestras Publicaciones
© 2015 @elabcnaturista. Todos los derechos reservados