Iridologia

INTRODUCCION

La iridologla es una ciencia que consiste en diagnosticar Las enfermedades a través del examen del iris. Puede afirmarse que la práctica de la iridolog!a se remonta a mil años antes de Jesucristo, pues ya Hipócrates sentenciaba: "Según los ojos, así es el cuerpo". Sin embargo, recién en la era moderna se encaró formalmente el tema: el doctor Ignaz Peczely - medico homeópata húngaro-., en su obra "Introducci6n al estudio del diagnóstico por los ojos", efectuó la primera topografía del iris de que se tenga memoria.

Es interesante recordar el episodio que llevó al doctor Peczely al descubrimiento del método iridolbgico. Paseando por un bosque, halló a un búho con una pata rota. Lo llevo a su casa y lo curó hasta que el animal estuvo restablecido. Pero observó un detalle que le llamó poderosamente la atención: en uno de los ojos del búho se veía una mancha oscura que no aparecía en el otro. ¿Existiría una relación entre esa mancha y la fractura? Fue entonces que, en nombre de la ciencia, debió cometer una crueldad: quebrar la otra pata del búho como inevitable forma de verificar su hipótesis. Comprobó así que todas las anomalías orgánicas y traumáticas de los seres humanos y los animales quedan reflejadas en el iris de los ojos.

Las experiencias del investigador húngaro no tardaron en despertar el interés de otros hombres de ciencia, lo cual hizo que la iridologla, muy poco conocida y practicada a nivel popular antes de la segunda década del Siglo XX, fuera difundiéndose cada vez más hasta alcanzar el auge actual, y hoy es muy copiosa la bibliografía sobre los diagnósticos de las enfermedades por la observación de la vista.

LAS DOS TECNICAS IRIDOLOGICAS

Hay dos técnicas diferentes para practicar la iridologfa: la observación directa del iris (iridoscopia) y la observación de la fotografía ampliada del iris (iridografía). Hagamos un análisis de ambos sistemas.

Desde luego que, de las dos técnicas, el examen directo del iris es no solo la más recomendable sino, también, imprescindible. No obstante, a la iridoscopia le resulta sumamente útil el complemento que le brinda la iridografía, ya que muchas veces, observando las fotografías ampliadas, se descubren elementos muy valiosos para el diagnóstico que suelen pasar inadvertidos durante el examen visual. Sintetizando, puede afirmarse que la iridografía completa muy eficazmente a la iridoscopia.  

Piense usted que la fotografía del iris equivale a una radiografía. En consecuencia, es muy conveniente guardar las distintas iridografías tomadas a un mismo paciente para, en el momento oportuno, cotejarlas y deducir si las dolencias detectadas en las primeras sesiones se han agudizado o se hallan en tren de curación.

En comercios especializados se expenden macrofotografías que se adaptan perfectamente para la fotografía de los iris. Una de las mayores ventajas de la iridografía es que permite realizar, lejos de la presencia del interesado, un estudio más sereno, profundo y pormenorizado de todos los órganos sometidos a examen.

LA SALUD Y LAS ENFERMEDADES A TRAVES DEL IRIS

El iris que refleja una salud perfecta debe ser totalmente limpio y uniforme, sin que el menor "dibujo" o mancha perturbe el natural curso radiado de las fibras. Apresurémonos a consignar que actualmente es casi imposible hallar un iris ideal, dado el tipo de vida del ser humano de nuestros días, víctima de la mala alimentación, las tensiones nerviosas, los excesos, etc. Creemos no equivocarnos si aseveramos que un iris de tal pureza sólo puede encontrarse hoy en algunas especies animales que viven en absoluta libertad, en contacto con la Naturaleza y lejos de las acechanzas de cazadores furtivos.

El iris de una persona enferma presenta alteraciones en sus fibras que se manifiestan por líneas, puntos, manchas y variados cambios de colorido. Cuando mejor se pueden observar las transformaciones que sufre el iris es durante los periodos agudos de las enfermedades. Por ejemplo, al presentarse los estados febriles, el iris adquiere un brillo característico, conocido comúnmente como "ojos de fiebre". - Luego, en el centro del órgano afectado por la enfermedad del paciente comienzan a aparecer una serie de "nubes claras", que posteriormente irán desvaneciéndose a medida que el enfermo se recobra y, en consecuencia, el iris recupera su estado normal.

 En el iris se refleja, asimismo, la acción perjudicial de ciertos medicamentos tomados en dosis excesivas, En efecto, los dibujos anormales observados al principio de la enfermedad, se vuelven progresivamente más oscuros. El grado de mayor o menor gravedad de la dolencia se manifiesta en el mayor o menor número de líneas claras u oscuras que presentan los aludidos dibujos en el iris, Si predominan las líneas claras, se trata de una enfermedad crónica pero poco avanzada; en cambio, si predominan las señales oscuras, el mal está  muy arraigado.  

Cuando las enfermedades agudas no han sido convenientemente tratadas, quedan huellas visibles que permiten al iridbiogo identificar el padecimiento sufrido por el paciente.

MAPA TOPOGRÁFICO DEL OJO

LA BASE DE LA IRIDOLOGIA

Dicha base está constituida por el reflejo neuro-óptico, es decir, por la estrecha unión existente entre 108 millares de filamentos del iris y el sistema simpático. El aludido reflejo convierte al iris en una suerte de "cámara de cine" que ha captando las impresiones provenientes de todo el cuerpo; en esa "cámara" quedan registrados los desórdenes orgánicos a través de las distintas coloraciones que asumen determinadas zonas del iris.

Dos señales básicas de alerta son, por ejemplo, las manchas blancas en un ojo de color azul, o amarillas en otro de color oscuro; y cuando el iris adquiere una tonalidad gris, es un indicio de que en ese momento el problema de salud se halla fuera de control.

Veamos algunos signos que nos permiten, en principio, ir rastreando la índole de la enfermedad que aqueja al paciente:

- Las aureolas translúcidas que comienzan al borde del iris, son "anillos de tensión nerviosa”.

- La niebla amarillenta alrededor de la pupila sugiere trastornos estomacales.

- Las indefiniciones en la coloraci6n del ojo son síntomas de un estado de debilidad general.

- Un cierto tinte grisáceo en torno de la pupila y la línea blanca que la rodea delatan un principio de úlcera.

LAS MULTIPLES REVELACIONES DEL IRIS

Tanto en estado de salud como de enfermedad, el iris recibe constantemente, a través del sistema nervioso, estímulos provenientes de los más diversos órganos del cuerpo. Así, el iris -especie de ta­bique membranoso  y  contráctil- cumple la funci6n de un diafragma que regula la incidencia de la luz sobre el ojo.

Sin embargo, no solo nos revela el estado de salud o de enfermedad. El iris, además, puede indi­carnos, según las características que presenta:

a) El grado de pureza o de infección de la sangre.

b) La constitución física del individuo y  sus particularidades congénitas.

c) La capacidad defensiva del organismo para contrarrestar la enfermedad que lo ataca.

d) La causa -inmediata o lejana- de esa enfermedad u otra que se halla en incubación.

e) El grado de intoxicación que puede estar afectando al cuerpo por las substancias nocivas que alberga.

f) El diagnóstico de alguna enfermedad todavía no declarada, lo que permite eliminar anticipada­mente aquellas substancias aun antes de que el paciente empiece a sentir dolor alguno.

 

ESTRECHA RELACION ENTRE LOS ORGANOS DEL CUERPO Y EL IRIS

A través de los miles de fibras del nervio óptico se realiza un intercambio constante entre los ojos y los ganglios cervicales del sistema nervioso simpático. Por lo tanto, cada perturbación fisio­lógica o alteración emotiva deja su marca en el iris, que el iridólogo -con la ayuda de una fuente luminosa y una lupa- puede localizar e interpretar, a los efectos de formular el respectivo diagnós­tico.

De más está decir que prácticamente todos los órganos del cuerpo están proyectados en las siete zonas concéntricas que componen el iris. Lo curioso es que ambos ojos no registran los estímulos de los mismos órganos sino que a cada iris corresponden zonas específicas. Veamos, pues, en forma sepa­rada, qué partes del cuerpo se reflejan en cada iris.

Órganos que corresponden al iris izquierdo: bulbo raquídeo y cerebelo; oído; cuello; brazo; co­razón; pulmón; tórax; bazo; pelvis; pared abdominal; pierna; riñón; ano; vesícula; cóccix; espalda; omóplato; esófago; mandíbula; bucofaringe; paladar; seno maxilar; nariz; ojo; hueso frontal; sigmoide; recto; duodeno; estómago.

Órganos que corresponden al iris derecho: vértex; cerebro; base del cráneo; hueso frontal; ojo; nariz; seno maxilar; paladar; bucofaringe; mandíbula; esófago; omóplato; espalda; cóccix; vesícula; intestino ciego; riñón; pierna; pared abdominal; pelvis; hígado; tórax; pulmón; brazo; cuello; oído; bulbo raquídeo y cerebelo; colon; intestino delgado; duodeno; estómago.

COMO TRABAJA EL IRIDOLOGO

La labor de este profesional debe ajustarse a las siguientes normas:

1.- De ser posible, debe efectuar la observación a la luz del día, en una habitación bien orien­tada e iluminada.

2.- Si debe utilizar luz artificial, es conveniente que realice el examen con la ayuda de una lente de aumento para proyectar un foco de haz luminoso sobre el ojo. El paciente debe estar ubicado de frente a la ventana por donde penetra la luz o, en su defecto, de frente a la luz artificial.

3.- El iridólogo realiza primero un examen a simple vista, para tener una idea general del estado del paciente.

4.- Luego proyecta la luz sobre el iris por medio de la lente, y procede a anotar todas las señales que percibe.

5.- Efectúa una segunda observación con otra lente de más aumento, tratando de captar detalles que pudieron habérsele pasado inadvertidos en el primer examen. (Puede iluminar el ojo, asimismo, con un espejo reflector que aproveche la luz colocada cerca del paciente).

6.- Es muy aconsejable que el iridólogo, al trazar un dibujo del aspecto del iris, reproduzca las señales en los mismos colores que ellas presentan. Esto le resultará muy útil para comparar, durante la próxima visita del paciente, dichas señales con el nuevo aspecto que ofrecerá el iris, y de tal manera poder determinar la mejoría o el deterioro en la salud del paciente.

IMPORTANTE.- Una luz fija de frente al enfermo no sólo fatiga a éste sino que no posibilita hacer una observación totalmente correcta y a fondo. Es mucho más práctico desplazar continuamente la fuente luminosa con movimientos de arriba hacia abajo y de adelante hacia atrás. Puede decirse que ese desplazamiento resulta casi indispensable para poder apreciar con exactitud los signos iridianos y. por ende, para formular un diagnóstico más acertado.

COMO SE REFLEJAN EN EL IRIS LAS DOLENCIAS MAS FRECUENTES

Reiterando algo ya expresado, el iris de una persona enferma presenta alteraciones en sus fibras que se manifiestan por líneas, puntos, manchas y variados cambios de colorido. Ofrecemos a continuación una nómina de enfermedades frecuentes y la forma de identificarlas con relativa facilidad:

- Problemas cardíacos: finas estrías de color claro en la zona del iris izquierdo correspondiente al corazón.

- Bronquitis: una mancha alargada y oscura en el iris izquierdo.

- Hepatitis: una mancha oscura sobre el iris derecho en la zona del hígado.

- Artritis y problemas en las articulaciones: una mancha de color oscuro y textura granulosa en ambos iris.

- Hemorroides: fibras disgregadas de color oscuro, acompañadas de un aura rosácea.

- Trastornos renales: varias manchas de color castaño, en forma de nubes, en la periferia de ambos iris.

- Pulmonía: una mancha triangular de color claro en la zona de los pulmones de ambos iris.

- Debilidad extrema de un órgano: ensanchamiento del iris en la zona correspondiente a ese ór­gano.

- Exceso de colesterol o estado de intoxicación alcohólica: una aureola perlada o un círculo claro en el borde externo del iris.

- Enfermedades de la piel: grupos de manchas más claras que el resto del ojo sobre el borde externo de la pupila.

- Frigidez: leve achatamiento hacia abajo de la pupila del ojo derecho.

- Traumas psíquicos: una mancha en forma de hongo junto al borde de la pupila.

NOTA.- En muchos casos se observan esas anormalidades en el iris aun antes de que aparezcan los primeros síntomas de una enfermedad. Es esta una de las grandes ventajas de la Iridología, que permite prevenir y atacar las dolencias en sus mismos orígenes.

LAS INTQXICACIONES TAMBIEN SE REFLEJAN EN EL IRIS

Para tratar este tema lo dividiremos en cuatro partes:

a) Intoxicaciones por drogas;

b) Intoxicaciones por excitantes;

c) Intoxicaciones por alimentación inadecuada;

d) Intoxicaciones profesionales.

INTOXICACIONES POR DROGAS.- Bajo esta denominación englobamos a todos los medicamentos, y hasta las aparentemente inofensivas aspirinas, que tomadas en dosis excesivas pueden resultar perniciosas.

Las intoxicaciones por drogas modifican la coloración normal del iris, y esos cambios dependen tanto de la naturaleza de cada droga corno de la duración del tiempo en que se la ingiere. Corno curiosidad, cabe consignar que las aludidas alteraciones de color son más fácilmente advertibles en los ojos azules, ya que en los castaños a veces la coloración producida por las drogas puede confundirse con la del iris. Veamos algunos casos especiales referidos al consumo anormal de drogas:

- Los bromuros originan puntos blancos en la parte superior del iris.

- El mercurio puede producir nubes de color blanco grisáceo o puntos de brillo metálico en el borde  exterior del iris.

- El abuso de preparados de iodo se refleja en unos trazos amarillo-rojizos, situados en los centros que representan el estómago, los intestinos, los riñones y la piel.

- El consumo imprudente de quinina se traduce en líneas de color amarillo que suelen comunicar al iris un color verdoso.

INTOXICACIONES POR EXCITANTES Son mucho más profusas de lo que habitualmente se cree. Al margen del alcoholismo y el tabaquismo y sus lamentables consecuencias, figuran las secuelas también nocivas del abuso del café y el té. Todos estos excesos dan origen a dolencias y trastornos como bronquitis, anginas, cefaleas, etc.            

INTOXICACIONES POR ALIMENTACIÓN INADECUADA.- Sus efectos son generalmente más lentos, pero dan lugar a enfermedades crónicas muchas veces irreversibles: artritismo, arteriosclerosis, gota, etc. Un párrafo aparte merece, por supuesto, los envenenamientos bruscos provocados por ingerir conservas, embutidos y mariscos que, cuando están contaminados, resultan altamente tóxicos.

INTOXICACIONES PROFESIONALES.- Son las derivadas del manipuleo industrial de productos venenosos (intoxicación por el plomo entre los obreros metalúrgicos; por el mercurio entre los mineros). Sin embargo, afortunadamente, el nivel mundial de este tipo de intoxicaciones tiende a decrecer día a día debido a las medidas higiénicas y de protección que adoptan las autoridades de la mayoría de los países.

LO QUE PERMITE EL ESTUDIO DEL IRIS

- Conocer las debilidades y fortalezas de órganos, glándulas y tejidos.

- Saber si estas fortalezas o debilidades son adquiridas por el paciente o heredadas de sus progenitores.

- Detectar inflamación de órganos.

- Conocer el grado de cuidados que requiere el paciente.

- Detectar la cantidad relativa de toxicidad en órganos, glándulas y tejidos.

- Las necesidades nutricionales básicas del cuerpo alguna deficiencia  de vitaminas y minerales.

- La cantidad relativa de acumulación de toxinas.

- La lentitud e inflamación funcional del intestino.

- La inflamación o baja actividad del estómago.

- La congestión del sistema linfático (colesterol elevado).

OTRAS COSAS QUE PUEDE CONOCER

- La condición del sistema gastrointestinal.

- El grado de acidez

- La condición nerviosa.

- Deficiencia de asimilación nutricional y deficiencias de minerales en órganos, tejidos y glándulas.

- Congestión linfática

- Capacidad de recuperación del cuerpo

- Infecciones de bajo nivel.

- Fatiga por estrés físico y mental.

- Diagnóstico acertado de muchas enfermedades como la diabetes, problemas cardiovasculares, apendicitis, prostatitis, quistes, entre otras.

- Nivel de circulación sanguínea.

- Signos de curación en órganos, tejidos y glándulas y el grado de respuesta al tratamiento, lo que indica si la terapia curativa está funcionando.

 

Orientación Naturista y Dietética de Calidad
Calle 2 Numero 9-81, La Grita Edo. Táchira Venezuela
02778814589 / 04167760764
contacto@elabcnaturista.com
Plantas Medicinales
Lista de Enfermedad
Metodos de Preparación
Terapias Alternativas
Consulta un Naturopara
Nuestras Publicaciones
© 2015 @elabcnaturista. Todos los derechos reservados