Ayuno

A lo largo del tiempo en el organismo se acumulan muchas toxinas a causa, entre otros factores, de los contaminantes que se encuentran en el aire que respiramos, de los químicos del agua que bebemos y de los alimentos que consumimos. Perió­dicamente el organismo trata de deshacerse de esas toxinas y libera a los tejidos de ellas. Las toxinas se introducen entonces en el torrente sanguíneo, lo que hace que el organismo entre en un ciclo de "baja energía". Durante este ciclo, la persona puede experimentar dolores de cabeza, depresión o diarrea. Ayunar es un método eficaz y seguro para ayudarle al orga­nismo a desintoxicarse y a atravesar ese ciclo de debilidad y falta de energía más rápidamente y con menos síntomas. De hecho, ayunar es recomendable para cualquier enfermedad, pues le proporciona al organismo el descanso que necesita para recuperarse. Las enfermedades agudas, los trastornos del colon, las alergias y las enfermedades respiratorias responden sumamente bien a los ayunos, mientras que las enfermedades degenerativas crónicas son las que menos bien responden. Al ahorrarle al organismo el trabajo de digerir los alimentos, ayu­nar no sólo contribuye a que el organismo se deshaga de las toxinas, sino que facilita la curación.

Sin embargo, ayunar no sólo es provechoso cuando hay problemas de salud o cuando el organismo se encuentra falto de vigor y energía. Ayunar con regularidad permite que los órganos descansen y, por tanto, ayuda a revertir el proceso de envejecimiento y a disfrutar de una vida más larga y saluda­ble.

 

El ayuno es uno de los remedios terapéuticos más antiguos utilizados por la humanidad. Casi todas las religiones del mundo lo emplean para mejorar la salud o elevar la espiritualidad. Siendo una práctica habitual entre los monjes y líderes religiosos de antaño, es decir, entre aquellos formados culturalmente, es muy posible que al recomendarlo no pensaran únicamente en la purificación del espíritu a través de la penitencia sino también en la purificación del cuerpo.

 Beneficios que se obtienen Durante el ayuno:

• El proceso natural de expulsión de toxinas continúa y la en­trada de nuevas toxinas disminuye, lo que reduce la cantidad total de toxinas del organismo.

• La energía que el organismo utiliza para la digestión se in­vierte en el funcionamiento del sistema inmunológico, en el desarrollo de las células y en los procesos de eliminación.

• La carga de trabajo del sistema inmunológico disminuye enormemente, y desaparece el riesgo de inflamación del trac­to digestivo a causa de reacciones alérgicas a los alimentos.

• La sangre se adelgaza al disminuir la grasa sérica, lo que aumenta la oxigenación de los tejidos y mejora la movilización de los glóbulos blancos de la sangre.

• Se liberan químicos como pesticidas y drogas, que se alma­cenan como parte de la grasa.

• Se adquiere sensibilidad hacia la dieta y todo lo que la rodea.

Gracias a los efectos mencionados, ayunar acelera la cura­ción, purifica la sangre y limpia el hígado, los riñones y el colon. Ayunar contribuye también a perder el exceso de peso y de agua, a eliminar las toxinas, a aclarar los ojos, a limpiar la lengua y a refrescar el aliento. Es recomendable ayunar, por lo menos, tres días cada mes y hacer un ayuno de diez días por lo menos dos veces al año.

Dependiendo de la duración, el ayuno tiene distintos objetivos. Un ayuno de tres días limpia la sangre y le ayuda al organismo a eliminar las toxinas. Un ayuno de cinco días inicia el proceso de curación y fortalece el sistema inmunológico. Un ­ayuno de diez días sirve para tratar diversos trastornos antes­de que surjan, y puede ayudar a combatir problemas de salud, ­entre ellos las enfermedades degenerativas que son tan comu­nes hoy en día a causa de la contaminación química de nuestro medio ambiente.

!!Hay ciertas precauciones que se deben tener en cuenta cuando se hace un ayuno!!.

 

 

Primero, no se debe ayunar con agua únicamente.  Un ayuno a base de agua elimina las toxinas con demasiada rapidez, lo que produce dolor de cabeza y peores problemas. En cambio, hacer la dieta a base de jugos frescos, que se expone más adelante favorece la eliminación de las to­xinas y promueve la curación, ya que le aporta al organismo vitaminas, minerales y enzimas. Hacer esta clase de ayuno aumenta la probabilidad de seguir haciendo una dieta saludable pues acostumbra al individuo al sabor de los vegetales crudos y a la vitalidad que proporcionan. 

Segundo, los ayunos de  ­más de tres días sólo se deben hacer con supervisión de profesional de la salud calificado. Incluso los ayunos de corta duración deben ser supervisados por un médico cuando hay diabetes, hipoglucemia u otros problemas crónicos de salud.  Las mujeres embarazadas y las que están lactando no deben  -ayunar nunca.

Por último, es importante que tenga en cuenta que así  como dañar su salud fue un proceso de muchos años, fortalecer su organismo y volver a disfrutar de una excelente salud  puede tomar algún tiempo. Sin embargo, usted puede lograrlo. Por tanto, cuando no se sienta bien, ¡ayune y mejórese!.

 PROCEDIMIENTO PARA AYUNAR

1- A fin de prepararse para ayunar, consuma únicamente vegetales y frutas crudos durante dos días. Esto disminuye el impacto que el ayuno le puede ocasionar al organismo.

2- Durante el ayuno, tome diariamente por lo menos ocho vasos de 8 onzas de agua destilada al vapor, además de jugos puros y hasta dos tazas de té de hierbas. Diluya todos los ­jugos en el agua agregando aproximadamente una parte de  agua por cada tres partes de jugo. No debe tomar jugo de naranja ni de tomate, y debe evitar todos los jugos que contienen edulcorantes u otros aditivos.

 

El jugo más eficaz para tomar durante el ayuno es el de limón fresco. Agregue el jugo de un limón a un vaso de agua tibia. Los jugos frescos de manzana, remolacha, repollo, zanahoria, apio y uva también son provechosos, al igual que los "green drinks", que son hechos con vegetales hojosos ­verde. Los"green drinks" son excelentes desintoxicante. El  jugo de repollo crudo es particularmente beneficioso para ­tratar las ulceras, el cáncer y todos los problemas del colon.  Asegúrese de tomarlo tan pronto como lo prepare, dejarlo reposar pierde su riqueza vitamínica.

Haga al mismo tiempo un ayuno que consista en jugos, tés y agua, y una dieta de dos días a base de frutas y vegetales crudos. Consumir alimentos cocidos inmediatamente después  de ayunar puede arruinar los efectos positivos del ayuno. Las  primeras comidas después de ayunar deben ser frecuentes y pequeñas, ya que durante el ayuno disminuye tanto el tamaño del estómago como la secreción de jugos gástricos.

HIERBAS

Durante el ayuno, tome té de hierbas una o dos veces al día.

Pruebe los siguientes:

 

 

- Para vigorizar el hígado y limpiar el torrente sanguíneo, tome té de alfalfa, bardana, manzanilla, diente de león, cardo mariano, trébol rojo y escaramujos.  

Advertencia: No utilice manzanilla de manera permanente, pues puede producir alergia a la ambrosia. Evítela por completo si es alérgico a la ambrosia.

 

 

- Mezcle una parte de jugo de arándano sin dulce con dos partes de té de pau d'arco y de echinacea. Tome esta bebida cuatro veces al día para reforzar el sistema inmunológicoayudar al funcionamiento de la vejiga y eliminar las bacterias indeseables del colon.

- El  té de menta es provechoso por sus efectos calmantes y porque fortalece los nervios. También es beneficioso para tratar la indigestión, las náuseas y la flatulencia.

- Tome me té de Olmo para mitigar la inflamación del colon. Este té produce buenos resultados cuando se utiliza como solución para enema.

 

 

- Tome dos cápsulas de ajo dos veces al día. Si prefiere un suplemento líquido, agregue el aceite del ajo a un vaso de agua. Los suplementos de ajo se pueden tomar todos los días antes, durante y después del ayuno para promover la salud general, favorecer la curación y eliminar del colon muchas clases de parásitos.

RECOMENDACIONES

Si siente la necesidad de comer algo durante el ayuno, consuma tajada de Sandia (patilla). No acompañe la sandia con ningún otro alimento. También puede consumir salsa de manzana fresca (no enlatada) hecha en la licuadora o en el procesador de alimentos. No les retire la cáscara a las manzanas y no las cocine.

Tome suplementos de fibra todos los días antes y después del ayuno, pero no durante el ayuno.A fin de promover la limpieza del colon antes y después de ayunar, asegúrese de utilizar fibra adicional en su dieta diaria. El bran, en especial El salvado de avena, es una excelente fuente de fibra. Trate de evitar los suplementos que contengan salvado de trigo, pues pueden irritar la pared del colon. Otros productos de fibra de buena calidad son las cáscaras de semillas de psyllium y las semillas de linaza molidas. Las cápsulas de fibra se deben tomar siempre con un vaso grande de agua, porque se expanden y absorben una gran cantidad de agua.  

No mastique chicle durante el ayuno. El proceso digestivo empieza cuando la masticación estimula la liberación de enzimas en el tracto gastrointestinal. Cuando las enzimas no disponen de ningún alimento para digerir en el estómago, pueden surgir problemas.

Si desea, utilice spirulina durante el ayuno. La spirulina tiene un alto contenido de proteína y una gran variedad de vitaminas y minerales, además de clorofila, que limpian el organismo. Si está tomandospirulina en tabletas, tome cinco, tres veces al día. Si está utilizando una variedad en polvo, tome una cucharadita tres veces al día mezclada en un vaso de jugo.

Si tiene hipoglucemia, nunca deje de consumir algún suplemento proteínico cuando esté ayunando. La spirulina, que se describió anteriormente, es una buena opción. Asegúrese de que sea de buena calidad, de que haya sido examinada en laboratorio y de que haya sido depurada antes de su procesamiento. Antes de empezar cualquier ayuno, consulte con un profesional de la salud idóneo.

Si usted tiene más de sesenta y cinco años o si requiere suplementos todos los días por alguna otra razón, no suspenda el uso de los suplementos vitamínicos y minerales durante el ayuno. Las personas de edad avanzada necesitan tomar diariamente ciertas vitaminas y minerales. Cuando tome jugos, reduzca la dosis de los suplementos que esté tomando.

- Debido a que el organismo libera toxinas durante el ayuno, se puede presentar fatiga, irritabilidad, ansiedad, confusión, vahídos e insomnio. También se puede presentar olor corporal, resequedad y descamación de la piel, erupciones cutáneas, dolor de cabeza, náuseas, tos, diarrea, orina de color oscuro, deposición oscura y de muy mal olor, dolores en el cuerpo, secreciones bronquiales, secreciones paranasales, y/o problemas visuales o auditivos. Estos síntomas no revisten gravedad alguna y se pueden aliviar rápidamente. Para aliviar los síntomas, hágase todos los días un enema de jugo de limón (para limpiar el colon) y un enema de café (para purificar el hígado de impurezas).

- Durante el ayuno, descanse lo suficiente. Si es necesario, haga siestas durante el día para recargar sus baterías.

 

Pase por el exprimidor los siguientes vegetales y obtendrá un magnífico jugo que ayuda a curar muchas enfermedades:

 3 zanahorias, 3 ramas de cilantro, 2 palitos de apio, 2 remolachas, 1 nabo, 1/4 de libra de espinaca, 1/2 repollo, 1/4 de racimo de perejil, 1/4 de cebolla y 1/2 diente de ajo. Si no tiene exprimidor, prepare un caldo. Deje hervir estos vegetales a fuego lento sin agregar ningún condimento. Reemplace cualquier jugo con este caldo y guarde los vegetales para después del ayuno. Recuerde que no debe consumir ningún alimento sólido mientras esté ayunando.

- Debido a que durante el ayuno el organismo libera toxinas, es posible sentir sucia la lengua y un sabor desagradable en la boca. A fin de aliviar esta molestia, enjuáguese la boca con jugo de limón.

- Si usted usa dentadura postiza, utilícela durante el ayuno para evitar que las encías se encojan.

- Continúe durante el ayuno su rutina diaria, incluido el ejercicio moderado. Evite el ejercicio físico vigoroso.

Tenga en cuenta que ayunar durante una fase "baja" le ayuda al organismo a entrar en una fase "alta", es decir, en un período durante el cual uno se siente muy bien y lleno de energía. Esto ocurre porque se han eliminado las impurezas del organismo. Sin embargo, al empezar a contaminar nuevamente el organismo, las toxinas se vuelven a acumular y, con el tiempo, se experimenta otra vez una fase baja. Si esto sucede, se debe repetir el ayuno.

Antes, durante y después del ayuno, hágase masajes en seco con un cepillo de cerdas naturales.El cepillo debe tener un mango largo para que se pueda cepillar la espalda. Esto ayuda a liberar la piel de toxinas y células muertas. Cepíllese siempre en dirección al corazón: de la muñeca hacia el codo, del codo hacia el hombro, de los tobillos hacia las rodillas, de las rodillas hacia la cadera, y así sucesivamente. Este masaje, que mejora enormemente la circulación, desprende grandes cantidades de piel muerta, lo cual ayuda a limpiar los poros y a expulsar sustancias tóxicas de la piel. No se deben masajear las áreas con acné, eccema o psoriasis. También se deben evitar las áreas que tengan heridas o cicatrices recientes, y las que presenten varices protuberantes.

Orientación Naturista y Dietética de Calidad
Calle 2 Numero 9-81, La Grita Edo. Táchira Venezuela
02778814589 / 04167760764
contacto@elabcnaturista.com
Plantas Medicinales
Lista de Enfermedad
Metodos de Preparación
Terapias Alternativas
Consulta un Naturopara
Nuestras Publicaciones
© 2015 @elabcnaturista. Todos los derechos reservados