Polvos Medicinales

Los polvos medicinales aparecen en casi todas las actividades en la industria farmacéutica. Las drogas y los excipientes suelen encontrarse en forma de polvo. Se encuentran en la preparación de tabletas, capsulas, suspensiones. Se presentan como forma farmacéutica en si (su uso ha disminuido). Se llaman polvos simples cuando proceden de una droga o si están compuestos por un sólo principio definido; la mezcla de varios polvos simples constituye polvos compuestos. En aplicación tópica, las drogas pulverizadas se emplean como principios activos, mezclándose con otros componentes que actúan como excipientes de acción adsorbente, secante, adherente, dispersante, etc. Uno de los elementos más usados en los polvos dermatológicos, es el almidón que puede ser de diversos tipos (arroz, maíz o trigo) y que los dota de una suavidad adecuada. Otros componentes generalmente usados son talco, caolín, óxido de zinc y bióxido de titanio, que actúan como adherentes. La materia prima principal utilizada en la elaboración de las cápsulas es gelatina disuelta en agua desmineralizada. Posibles sustancias auxiliares o coadyuvantes, según el uso previsto de las cápsulas, son los plastificantes, colorantes, conservadores, humectantes y materiales gastrorresístentes. Los materiales gastro resistentes se utilizan para controlar la liberación intestinal de las cápsulas.

La administración de las plantas medicinales en forma de polvos es un modo fácil y cómodo para aquellos casos donde la desecación conserva los principios curativos, cuando se trata de principios curativos difíciles de extraer en frío e inestables en calor o cuando se encuentran en las partes duras (raíces, cortezas, semillas).

 

Existen dudas acerca de la bio-disponibilidad de los principios activos medicinales extraíbles naturalmente de polvos de plantas secas que toman en cápsulas o tabletas, ya que la absorción en esta forma es mínima. Se puede aumentar la absorción diluyendo los polvos en líquidos o mezclándolos en alimentos sólidos. 

 

 

En medicina Natural, los polvos se obtienen por la trituración de hierbas secas, y pueden ser ingeridos en los alimentos o tomarse directamente. Algunas personas las meten en bolsitas para hacer tisanas y otras las usan en forma de cataplasma.

Se puede obtener polvo medicinal de una planta a partir de sus hojas (por ejemplo, de digital o de sen), de las sumidades floridas (ajenjo, lúpulo), de la corteza (cáscara sagrada, sauce), de los frutos (cilantro), y sobre todo de las raíces (ginseng, harpagofito, jalapa, polígala, violeta, etc.).

El polvo ofrece las siguientes ventajas:

1.  Se aprovechan al máximo los principios activos de la planta, especialmente cuando se trata de partes duras como las raíces.

2.  Permiten una dosificación más exacta, como se requiere, por ejemplo, en el caso de plantas potencialmente tóxicas (digital), que se emplean en dosis muy pequeñas (de unos pocos gramos, o incluso de miligramos).

Formas de administración del polvo

El polvo medicinal se puede administrar de las siguientes formas:

  • En infusión (por ejemplo: canelo, ginseng, lúpulo, sen), vertiendo sobre él agua caliente.
  • Aspirándolo por la nariz como estornutatorio (ásaro, betónica) o como hemostático contra las hemorragias nasales (hojas de la vid, cola de caballo, perejil.).
  • Mezclado con miel constituyendo una pasta (abrótano hembra, ajenjo, cilantro, raíz de artemisa).
  • Mezclado con aceite para aplicación externa emoliente (semillas de achiote).
Orientación Naturista y Dietética de Calidad
Calle 2 Numero 9-81, La Grita Edo. Táchira Venezuela
02778814589 / 04167760764
contacto@elabcnaturista.com
Plantas Medicinales
Lista de Enfermedad
Metodos de Preparación
Terapias Alternativas
Consulta un Naturopara
Nuestras Publicaciones
© 2015 @elabcnaturista. Todos los derechos reservados