Jarabes Medicinales

Los jarabes son preparaciones de extractos de vegetales, con un sabor muy amargo, los cuales son endulzados con azúcar. Generalmente se utilizan para los niños. Consiste en añadir el extracto vegetal resultante de una maceración, decocción o lixiviación a una cierta cantidad de jarabe simple, preparado previamente. Este se puede preparar en frío o en caliente, añadiéndole a 850 g de azúcar 1.000 cc de agua y filtrando a través de gasa. Se resguarda en botellas oscuras, bien tapadas y en sitio fresco y seco.

Un método común de preparar jarabes consiste en hervir, durante 1 minuto, 100 gramos de hierbas frescas o secas, en 1 litro de agua previamente hervida durante 10 minutos. Se deja en reposo durante 2 o 3 horas, y luego se filtra. Se le agrega azúcar lavado, a razón de ½ kilogramo por litro de solución, y finalmente se hierve el tiempo adecuado.

Otra forma de preparar consiste en elaborar el jarabe base, disolviendo 180 gramos de azúcar por cada 100 cc de agua, agregar los principios activos en forma de infusión, cocimiento, maceración o zumo, y hervir hasta obtener la consistencia correcta.

La forma más comúnmente empleada en la elaboración de jarabes es la siguiente: Añadir miel o azúcar (preferiblemente sin refinar) sobre una infusión o decocción más concentrada de lo normal, o también sobre el jugo de frutos. Generalmente se preparan al 50%, es decir, añadiendo el mismo peso de azúcar  o de miel que de infusión o de frutos. La mezcla se debe calentar a fuego lento. De esta forma se facilita la disolución de los azúcares.

Los jarabes pueden ser reconstituyentes, expectorantes, balsámicos, o aperitivos, y son muy útiles en tratamientos contra las congestiones respiratorias, la tos y los catarros. Para que sean medicinales se deben agregar cocimientos, maceraciones, infusiones o zumos de plantas curativas. Se debe guardar en botellas oscuras, bien tapadas y en sitio fresco y seco.

JARABE DE NOPAL O TUNAS

El jarabe de nopal constituye un remedio tradicional contra la tos desde los tiempos antiguos.

Este jarabe se prepara con los frutos del nopal, llamados tunas o higos chumbos. La tuna o higo chumbo es el fruto de una planta Cactácea originaria de México que actualmente se encuentra silvestre por toda la región Mediterránea y distintas zonas del mundo.

 Las tunas tienen una piel gruesa, recubierta por diminutas púas que se clavan fácilmente a las manos, si los manipulamos sin protección.

Existen muchas variedades de higos chumbos, de color amarillo, rojizo, púrpura o verde. Para la preparación del jarabe se recomienda escoger aquellas de color morado, pues son más ricas en antioxidantes.

El jarabe preparado a partir de los frutos de nopal, contiene flavonoides con propiedades antitusivas, como la luteolina; y gran cantidad de fibra pectina, con efecto demulcente y también antitusivo.

Jarabe de tunas o higos chumbos para la tos

Componentes:

- Higos chumbos

- Azúcar moreno

Preparación:

- Con la protección de unos guantes para no clavarnos las diminutas púas del fruto, limpiar y pelar las tunas.

- Cortar a trocitos pequeños la pulpa y cubrir con azúcar moreno. Se deja reposar toda la noche en la nevera.

- Al día siguiente, la mezcla tendrá aspecto gelatinoso.

- Cocer a fuego medio hasta que espese toda la pulpa, removiendo bien.

- Con la ayuda de un colador fino, colamos la masa para retirar las semillas.

- El jarabe se toma caliente en estados de tos persistente.

Preparación casera del jarabe natural para la tos (crudo)

Ingredientes:

Sólo se necesita miel (unos 50ml aproximadamente, dependiendo de la cantidad que se vaya a realizar) y una cebolla.

La miel es mejor que sea cruda, es decir que no haya pasado por un proceso de pasteurización. De ese modo conserva todas sus propiedades. Los apicultores venden miel cruda (la mayoría de mieles que se venden en el supermercado son pasteurizadas). Se puede utilizar diferentes tipos de miel según sus propiedades.

Las cebollas es mejor utilizar las de color morado, porque son las más ricas en quercetina.

De todas formas son adecuados todos los tipos de cebolla y de mieles.

Opcionalmente se puede añadir ajo triturado a este jarabe, con lo que resultará mucho más antibiótico y también dará un sabor más fuerte.

 Elaboración (receta fácil):

- Pelar la cebolla y cortarla a dados, lo más finos posible

- Colocar la cebolla en un recipiente de cristal.

- Añadir miel hasta cubrir.

- Dejar macerar toda la noche la cebolla con la miel. A la mañana siguiente, la miel habrá adquirido una textura más líquida y servirá como jarabe.

- Tomar 2-3 cucharadas 2-3 veces al día. Tomar la miel con la cebolla, masticar. En niños pequeños se puede colar y dar sólo la miel macerada en cebolla, aunque si es posible, se recomienda dar con la cebolla.

- Se puede combinar con infusiones de jengibre o de regaliz para el resfriado y la congestión.

 

Orientación Naturista y Dietética de Calidad
Calle 2 Numero 9-81, La Grita Edo. Táchira Venezuela
02778814589 / 04167760764
contacto@elabcnaturista.com
Plantas Medicinales
Lista de Enfermedad
Metodos de Preparación
Terapias Alternativas
Consulta un Naturopara
Nuestras Publicaciones
© 2015 @elabcnaturista. Todos los derechos reservados