Infusiones

Es el método más usado y conveniente para la preparación de las partes tiernas y blandas de la planta. Una infusión se prepara derramando agua hervida o leche sobre las plantas recogidas en una taza. Tapar, reposar y colar. Se debe tomar la infusión unas tres veces al día; se usa más de las flores y hojas aromáticas tiernas en una proporción de 20 g por litro de agua. Se puede endulzar con miel.

 

¿Qué hierbas se recomiendan para infusiones? Lo recomendable es comprar hierbas a granel en una herboristería especializada o en una tienda de confianza. Para conservarlas se guardan en un recipiente hermético, seco y limpio, resguardado de la luz solar. Las infusiones con plantas frescas tienen muy buen sabor, debido a que es cuando la planta conserva todos sus aceites esenciales. Al no estar seca, contiene más agua ( más volumen) y se utiliza en mayor cantidad que la hierba seca. Sin embargo, no es posible disponer todas las plantas frescas durante todo el año, por lo que muchas veces se compran secas.

Técnica de preparación

Las infusiones se preparan siguiendo los siguientes pasos:

1.  Colocación: Colocar la parte de la planta a usar (hojas, flores, etc.) en un recipiente de porcelana, barro cocido, vidrio o similar, que resista bien la acción súbita del calor. Las plantas pueden estar sueltas dentro del recipiente, o bien juntas en el interior de un colador para infusiones, que se pone dentro del recipiente.

2.  Escaldado: Verter agua a punto de hervir sobre las plantas, en la proporción adecuada.

3.  Extracción: Tapar el recipiente y esperar durante un tiempo para dar lugar a que se produzca la extracción y disolución de los principios activos. Normalmente es suficiente con 5 a 10 minutos. Cuanta más gruesa o duras sean las partes de las plantas empleadas, tanto más tiempo se requerirá para la extracción.

4.  Colado: Filtrar el líquido pasando la infusión por un colador Si las plantas se han colocado previamente en un colador para infusiones dentro del recipiente, resulta suficiente con levantarlo y dejar colar el líquido.

Conservación de las infusiones

- En general, las infusiones pueden conservarse durante unas doce horas. Se preparan por la mañana, y se van tomando a lo largo del día. Si el ambiente es muy caluroso, lo aconsejable es guardarlas en el frigorífico. Se pueden volver a calentar, pero sin que lleguen a hervir. No se deberían tomar infusiones que hayan sido preparadas con más de 24 de horas de antelación.

¿Infusiones en bolsitas? La gente está muy acostumbrada a utilizar el método de bolsita preparada para realizar infusiones. Las bolsitas pueden comprarse en el supermercado o en la tienda de productos naturales. Una vez en casa, se coloca una bolsita dentro de un vaso y se le echa agua caliente encima, dejándola luego reposar entre 5 o 10 minutos. Es un sistema muy práctico que permite poder llevarnos las infusiones a cualquier sitio. La infusión en bolsita es un tipo de preparación muy práctica, aunque, en la mayoría de los casos, estas bolsitas contienen hierbas de muy baja calidad. En caso de utilizar bolsitas, se recomienda comprar aquellas marcas que tengan mejor aroma, o que observemos que no contienen plantas demasiado trituradas.

 

Orientación Naturista y Dietética de Calidad
Calle 2 Numero 9-81, La Grita Edo. Táchira Venezuela
02778814589 / 04167760764
contacto@elabcnaturista.com
Plantas Medicinales
Lista de Enfermedad
Metodos de Preparación
Terapias Alternativas
Consulta un Naturopara
Nuestras Publicaciones
© 2015 @elabcnaturista. Todos los derechos reservados