Cremas

Desde un punto de vista de la medicina más tradicional, es cierto que nuestros antepasados nos han legado todo un conjunto de conocimientos medicinales que en definitiva utilizaban cuando la denominada como medicina científica no estaba tan avanzada (o simplemente no existía).

Es el caso por ejemplo de los diferentes remedios caseros que aún hoy incluso podemos elaborar fácil y cómodamente en nuestra propia casa, los cuales pueden ser de utilidad para trastornos de salud o enfermedades leves (como resfriados, gripes, ansiedad, nerviosismo, insomnio…).

En este sentido en una nota anterior te explicábamos como hacer cataplasmas, elaborados con ingredientes cien por cien naturales (principalmente extractos de plantas y hierbas, harina de linaza y barro).

Pero también nos podemos encontrar con las cremas, también conocidos popularmente con el nombre de pomadas, las cuales destacan por ser preparaciones que se aplican directamente sobre la piel, generalmente siendo semisólidas.

Son preparaciones semisólidas homogéneas o heterogéneas, suaves y untuosas que contienen agentes medicinales o cosméticos. Constan de una base a la cual se le agregan componentes disueltos o, al menos, parcialmente soluble en el vehículo. Las bases para cremas están formadas por una fase acuosa y una oleosa. Además de un fin cosmético, las crema se utilizan sobre todo para tratar quemaduras, picaduras, contusiones, inflamaciones articulares y afecciones de la piel. Un ejemplo típico de base para cremas es la siguiente:

 

Preparación

Es necesario que en la mezcla de componentes se sumen las propiedades de todos ellos para conseguir el efecto deseado. Así pues, se pueden mezclar tinturas, polvos, aceites esenciales, etc.

Para preparar una cantidad estándar de crema se utilizan las siguientes proporciones

  • 30 g de hierba seca o 75 de hierba fresca
  • 150 g de cera virgen para emulsionar
  • 70 g de glicerina
  • 80 ml de agua

Pasos

1.- Fundir la cera virgen al baño María.  Añadir la glicerina, el agua y las hierbas sin dejar de remover en todo momento. Dejar a fuego lento durante tres horas removiendo de vez en cuando.

2.- Pasas la mezcla por un colador o tamiz, removiendo sin parar para filtrar bien.

3.- Llenar con la crema los tarros de cristal, previamente esterilizados. Cerrar herméticamente y poner una etiqueta identificativa con la fecha de preparación. Siempre guardar en el frigorífico.

Dependiendo del preparado puede durar entre un mes y tres meses.

Añadiendo 1 ml de aceite esencial de té a una preparación de 100 ml de crema se prolonga la vida útil de la crema.

Orientación Naturista y Dietética de Calidad
Calle 2 Numero 9-81, La Grita Edo. Táchira Venezuela
02778814589 / 04167760764
contacto@elabcnaturista.com
Plantas Medicinales
Lista de Enfermedad
Metodos de Preparación
Terapias Alternativas
Consulta un Naturopara
Nuestras Publicaciones
© 2015 @elabcnaturista. Todos los derechos reservados