Publicado hace Hace 6 meses por Guillermo Angarita | 386 lecturas
Remedios para la hipotensión, presión baja o tensión baja

La sangre circula continuamente a través del cuerpo gracias a la presión arterial.

Ésta permite que los órganos reciban el oxígeno y nutrientes necesarios para funcionar. De allí que sea necesario mantenerla en un promedio normal entre 110/70 a 140/90.

Sin embargo, cuando la presión sanguínea es más baja que el promedio, la sangre que circula hacia el cerebro no llega en cantidades adecuadas lo que puede causar mareos o desmayos.

Esta condición es considerada como hipotensión

Resultado de imagen para Remedios para la hipotensión, presión baja o tensión baja

Algunos síntomas de presión baja son:

    Fatiga

    Letargo

    Debilidad

    Desmayo

    Náuseas

    Sueño

    Sudoración excesiva

    Palidez

La hipotensión podría deberse a:

    Dieta deficiente en calorías, proteínas, vitamina C o casi todas las vitaminas B.

    Hemorragia interna en el tracto gastrointestinal, riñón o colon.

    Bajo nivel de azúcar en la sangre

    Funcionamiento inadecuado de la tiroides

    Problemas emocionales (prolongada desilusión o frustración)

    Algunos medicamentos como los antidepresivos, diuréticos, vasodilatadores y hasta los fármacos para tratar las crisis hipertensivas pueden bajar demasiado la presión hasta de forma súbita.

    Alteraciones del corazón (infección del miocardio, insuficiencia del corazón o una dilatación cardiaca)

Resultado de imagen para Remedios para la hipotensión, presión baja o tensión baja

Curase usted mismo con remedios naturales

 - Colocar bajo la lengua, una pizca de sal si es por primera vez que se tiene hipotensión.

- Tomar el jugo de una remolacha cruda diariamente para activar una presión sanguínea baja.

- Preparar una infusión de dos cucharadas de diente de león en una taza de agua que debe ser hervida por 10 minutos. Tomar una vez al día.

- Elaborar una infusión de tres cucharadas de raíz de jengibre rallada con una pizca de pimienta de Cayena en una taza de agua que debe hervir por 10 minutos. Colar y tomar una vez al día.

- Tomar un jugo de limón cada día preferiblemente por la mañana.

- Tomar una infusión de espliego todas las mañanas.

- Verter medio puñadito de raíz troceada de ginseng en una taza de agua y hervir durante 5 minutos; dejar reposar veinte minutos. Beber dos veces al día.

- Verter 2 cucharadas de romero, una de salvia y una de yerbabuena en un cuarto de litro de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza en la mañana y otra en la noche.

- Calentar 1/4 de litro de agua hasta la ebullición.  Luego, verter 1 cucharada de romero, 1 de menta y 2 cucharadas de regaliz.  Dejar en infusión durante 5 minutos.  Filtrar y tomar una taza o dos al día

- Macerar, por 10 días, 20 g de flores secas desmenuzadas de espino, en 80 g de alcohol de 30″. Tomar 20 gotas cada vez, tres veces al día, en una tisana cualquiera o mezclándola con agua

- Hervir en 2 litros de agua hasta reducir a 1 litro, 60 g de semillas de cardo mariano molidas y 40 g de regaliz. Colar y distribuir en 8 partes a tomar en 4 días, a razón de 2 veces diarias.

-  Mezclar a partes iguales menta, albahaca, verbena y manzanilla. Extraer 1 cucharada de esta mezcla y verter en 1 taza de agua que esté hirviendo. Tomar 1 taza cuando se requiera

- Verter 1 cucharadita de hojas de toronjil y 1 de romero en una taza de agua. Hervir por 5 minutos. Tapar y dejar de refrescar.  Colar y tomar 1 taza al día.

- Macerar 50 g de semillas pulverizadas de nuez de cola en 250 g de alcohol apto para tomar por vía interna durante unos días. Después, agregar a la maceración 700 ml de vino y volver a dejar reposar durante 3 meses.  Colar y tomar 3 copitas al día

- Realizar baños salinos, ya que tienen una fuerte acción excitante sobre la presión arterial. Este remedio también se puede emplear en los casos de anemia y convalecencia. Deben ser descartados cuando hay hipertensión arterial.

Resultado de imagen para Remedios para la hipotensión, presión baja o tensión baja

- Dejar en maceración 4 almendras en agua por la noche. Molerlas, en la mañana siguiente, hasta formar una pasta. Hervir ésta en una taza de leche. Por último, tomar 1 taza en ayunas.

- Tomar una taza de alguna bebida que contenga cafeína como el café, chocolate o cola, ya que incrementan la presión arterial de forma temporal. Este remedio resulta especialmente eficaz para la hipotensión ortostática.

- Mezclar 10 gr de lampazo, 10 gr de diente de león, 20 gr de mate y 10 gr de melisa y extraer 1 cucharada. Verter en una taza de agua y hervir por 5 minutos.  Refrescar, colar y endulzar con unas gotitas de miel.  Tomar una taza por la mañana y otra en la noche.

- Mezclar 20 gr de muérdago, 10 gr de grama, 10 gr de milenrama, 10 gr de centinodia y 10 gr de equiseto menor y extraer 1 cucharada. Verter en una taza que contenga agua y hervir por 5 minutos.  Dejar enfriar durante 2 horas y colar.  Tomar 2 veces al día.

- Beber una cucharadita de arcilla diluida en un vaso de agua por la mañana en ayunas (recomendamos beber también el poso). Al cabo de diez minutos, tomar una cucharada  de polen (se puede mezclar con yogur o zumo de zanahoria).

- Aplicar, a nivel externo, cataplasmas tibias de arcilla en el abdomen y en la espalda, durante una o dos horas, dos veces por semana.

Resultado de imagen para Remedios para la hipotensión, presión baja o tensión baja

Recomendaciones

Algunas recomendaciones para combatir la presión baja:

Adoptar una dieta alta en proteínas que incluya hígado, riñones y otras carnes de órganos, papas horneadas con cascara, vegetales de hojas verdes, semillas o harina de soja y germen de trigo ayuda a normalizar la presión sanguínea.

Consumir comidas pequeñas y frecuentes durante el día mejora el azúcar en la sangre y ayuda a evitar la hipotensión que podría ocurrir después de una comida abundante.

Incorporar un poco de sal en la dieta, dentro de los índices adecuados, para mantener el balance de los fluidos del cuerpo.

Verificar los fármacos que se consumen, ya que ciertos medicamentos para el corazón, tranquilizantes, antidepresivos e incluso aquellos justamente para reducir la hipertensión pueden bajar la presión.  Si es así, se debe solicitar al médico, en la medida de las posibilidades, que los cambie.

Darse un fuerte apretón. Una sencilla acción física como darse un apretón de manos eleva durante un momento la presión arterial necesaria para contrarrestar la caída momentánea que ocurre al levantarse por la mañana.

Realizar algunos ejercicios matemáticos mentales. Según investigaciones, efectuar prácticas aritméticas mentales (como tratar de contar de manera regresiva desde el 100, sumar, restar, multiplicar o dividir), eleva la presión sanguínea y compensa la hipotensión incluso mejor que la actividad física.

Dormir con la cabeza elevada. La manera como se duerme puede también ayudar a controlar la hipotensión. Se recomienda dormir con la cabecera de la cama elevada entre 20 y30 centímetros en relación con los pies. Igualmente, se aconseja incorporarse lentamente y colgar los pies por el borde de la cama durante algunos minutos.

Preguntas y respuestas

Si me ha bajado demasiado la presión que creo que voy a desmayarme, ¿Qué debo hacer?

Poner las piernas en alto, estirarlas y elevarlas. Con esta posición consigues que la sangre de las extremidades inferiores llegue más fácilmente al corazón y así sube la presión arterial.

Consumir té, chocolate, regaliz… Son sustancias “estresantes” que elevan la tensión.  Igualmente, si sientes que vas a desmayarte en unos minutos, se recomienda colocar una pizca de sal bajo la lengua es un eficaz remedio natural.