Publicado hace Hace 4 meses por Guillermo Angarita | 190 lecturas
Remedios naturales para la tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad muy aguda e infecciosa, causada por el bacilo de Koch (Micobacterium tuberculosis), que involucra básicamente los pulmones, aunque también puede afectar cualquier órgano del cuerpo como los riñones, los intestinos y hasta los huesos.

Cada año millones de persona se contagian, en especial, en lugares como Asia y África. Las personas con virus VIH y el SIDA son muy vulnerables, ya que sus sistemas inmunológicos no cuentan con la resistencia necesaria para combatir esta enfermedad.

La tuberculosis se contagia a partir de las gotitas infecciosas que se producen cuando la persona respira, tose o estornuda. Sin embargo, la tuberculosis no se considera especialmente contagiosa en comparación con otras enfermedades infecciosas.

Sólo una de cada tres personas que entran en contacto con un paciente con tuberculosis se infecta, y menos del 15% de los contactos remotos pueden infectarse.

Al contrario que muchas otras infecciones, la tuberculosis no se transmite por contacto con la ropa o los utensilios de cocina o higiene del enfermo. Si una mujer está embarazada y presenta la enfermedad, su recién nacido puede contraer la tuberculosis a través de la sangre o al tragar el bacilo presente en el líquido amniótico.

Resultado de imagen para Remedios naturales para la tuberculosis

Una vez inhaladas las gotitas, el agua contenida en ellas se evapora, y el bacilo tuberculoso puede alcanzar los pequeños sacos respiratorios de los pulmones (alvéolos), diseminándose a partir de allí a los vasos linfáticos cercanos.

En ocasiones, el bacilo pasa a los vasos sanguíneos y alcanza órganos a distancia. En este punto, puede permanecer vivo e inactivo (quiescente) o causar una enfermedad activa. La probabilidad de adquirir la enfermedad aumenta con la concentración de bacilos presentes en el aire, y la gravedad de la enfermedad viene determinada por la cantidad de bacterias que infectan al paciente.

Resultado de imagen para Remedios naturales para la tuberculosis

Existen condiciones que facilitan el contagio de la tuberculosis como son:

    Lugares mal ventilados o donde las personas se encuentran en un hacinamiento permanente como las cárceles.

    Fumar

    Consumir alimentos contaminados o de leche sin pasteurizar (tuberculosis que afecta al tracto digestivo)

Los síntomas de la tuberculosis son, al principio, muy parecidos a la gripe con malestar generalizado, falta de apetito, tos seca, sudoración excesiva, dolor en el pecho y fiebre baja.

Sin embargo, a medida que evoluciona la enfermedad, los síntomas empeoran. Se presenta tos con esputo y se observa que el enfermo pierde peso, tiene fatiga crónica y le falta aire. Posteriormente, la expectoración contiene sangre y se puede afectar la voz que se convierte en un susurro

Las personas más predispuestas a enfermar de tuberculosis son las siguientes:

    Los niños en general.

    Quienes padecen diabetes u otras enfermedades crónicas que pueden acompañarse de una disminución de las defensas del organismo.

    Las personas desnutridas, como ocurre en los países del Tercer Mundo.

    Los alcohólicos, por ser más propensos a cualquier infección.

    Las personas ancianas que viven solas y en malas condiciones.

    Quienes presentan trastornos que disminuyen las defensas inmunitarias, como el sida.

    Los enfermos sometidos a prolongados tratamientos con cortisona, ya que ésta disminuye las defensas orgánicas generales.

    Las personas que padecen silicosis.

    El personal hospitalario.

Resultado de imagen para Remedios naturales para la tuberculosis

Curase usted mismo con remedios naturales

- Verter dos cucharadas de caléndula en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza al día. La caléndula posee propiedades anti inflamatorias.

- Combinar 1 cucharada de equinacea con 1 de pau d’arco en una taza de agua. Hervir durante 3 minutos. Tomar una taza al día. La echinacea es un antioxidante que estimula el sistema inmunológico (esencial en el caso de los enfermos de tuberculosis) mientras que el pau d’arco purifica la sangre y actúa como agente antibacteriano y antitumoral. Beber 1 taza de esta infusión todos los días. No tomar más de seis semanas seguidas.

- Tomar un jugo de uvas a diario con el fin de desintoxicarse los pulmones y las vías respiratorias, facilitando la recuperación al proporcionar proteínas reparadoras.

- Realizar vaporizaciones donde se mezcle 2 cucharadas de vinagre en un cuarto de litro de agua con el fin de purificar los pulmones.

- Consumir, en ensaladas y en jugos, abundante cantidad de espárragos y berros. Ambos estimulan el funcionamiento inmunológico, fortalecen el pulmón (especialmente el berro) y son anticancerígeno.

    Quizás le interese saber: La enfermedad del legionario o lenionella y sus remedios

- Tomar a diario jugo de piña fresca con zanahorias.

- Hervir 250 gramos de semillas de cacao en medio litro de agua durante 10 minutos. Retirar del fuego, dejar refrescar y beber para calmar la tos.

- Moler las semillas de cacao y combinar con aceite de almendras. Batir hasta obtener una masa homogénea. Aplicar, en forma de cataplasmas, en el pecho (cuando la tos es bronquial)

- Aplicar compresas de agua tibia sobre la garganta.

- Preparar un cocimiento en porciones iguales de pasa y uvas en unos 30 gramos en un litro de agua. Hervir durante 10 minutos. Tomar un vaso en días alternos.

- Quitar el hueso de un puñado de dátiles y triturar en un mortero de mármol. Agregar un poco de agua, hasta obtener un jarabe de propiedades similares al cocimiento. Tomar cada vez que se presenta el acceso de tos, o cuatro veces al día. Este remedio aumenta el apetito y disminuye los sudores mejorando el estado general de salud del enfermo.

- Poner, en un litro de agua, 25 gramos de raíces de malvavisco bien secas y dejar en infusión durante 10 minutos. Después hervir el cocimiento durante otros 10 minutos y volver a dejarlo en infusión. Sólo colar al servir. Beber cuatro tazas al día, calientes y endulzadas con miel.

- Colocar en 300 mililitros de agua 25 gramos de hojas de culantrillo. Preparar la infusión y dejar reposar durante 24 horas. Colar y agregar 150 gramos de azúcar y 50 gramos de miel. Poner al fuego y revolver hasta obtener una densidad de jarabe, no de caramelo. Tomar cuatro cucharadas lejos de las comidas. Este remedio es empleado para combatir latos

Resultado de imagen para Remedios naturales para la tuberculosis

- Hervir 1 puñado de hojas de marrubio o toronjil en un litro de agua por 10 minutos.  Tapar y dejar refrescar. Filtrar y consumir 4 tazas a diario

- Hervir 1 puñado de hojas de marrubio en un litro de vino blanco y endulzar con miel.  Tomar 2 tacitas al día.

- Consumir hojas de verdolaga en las ensaladas combinadas con lechuga y hojas de ortiga.

- Tomar el sol matutino y en las últimas horas de la tarde. Según las tradiciones chamánicas de pueblos de América, es un eficaz remedio para la tuberculosis

- Mezclar un puñado de flores de saúco, trinitaria y llantén. Colocar en una taza con agua fría una cucharada de la mezcla. Dejar reposar por 10 minutos tras los cuales se cuela y se toma a razón de dos a tres tazas al día.

- Mezclar 1 cucharada de hojas secas de galeopsis, hojas de tusílago, cola de caballo y hojas secas de bistorta.  Después, extraer de esta mezcla 1 cucharada colmada  y verter en una taza de agua.  Macerar en frío por 12 horas y después hervir durante 5 minutos.  Beber 1 taza a diario.

- Añadir lentamente agua fría Verter 1 cucharada de corteza de ulmus rubra u olmo resbaladizo en polvo.  Remover hasta lograr una consistencia de un potaje espeso.  Endulzar con miel, canela y jengibre al gusto. Guardar en la nevera hasta su utilización.

- Inhalar aceite de menta.  En este sentido, unos investigadores rusos descubrieron que la adición de aceite de menta piperita a una terapia combinada de medicamentos para la tuberculosis ayudaba a destruir las bacterias y a mejorar los síntomas. «Podría utilizarse este procedimiento para prevenir la recurrencia y el empeoramiento de la tuberculosis pulmonar», concluyeron los científicos.

Recomendaciones

Acudir, a la mayor brevedad posible, a un doctor cuando se sospecha que se tiene tuberculosis, ya que un diagnóstico temprano ayuda a combatir la enfermedad.

Adoptar una dieta con abundante frutas y vegetales crudos. Igualmente, se aconseja consumir brotes de alfalfa, pescado, aves, granos enteros y ajo.

Incluir en la dieta yogur sin endulzar y kéfir si se está tomando antibiótico para ayudar el tracto gastrointestinal y aumentar la absorción de los nutrientes.

No fumar, ya que es nocivo para la salud especialmente cuando existe una infección pulmonar.

No consumir bebidas alcohólicas, ya que puede afectar la capacidad del sistema inmunológico para combatir la enfermedad.

Evitar el estrés. Es necesario que la persona con tuberculosis descanse, tome el sol y respire aire fresco.

Evitar tomar medicamentos que contenga cortisona, ya que suprime la función inmunológica y dificulta el tratamiento de la tuberculosis.

Mantener una adecuada higiene personal y evitar toser sin protegerse la boca y la nariz.

Resultado de imagen para Remedios naturales para la tuberculosis