Publicado hace Hace 7 meses por Guillermo Angarita | 384 lecturas
Remedios naturales para la mastitis

La mastitis se refiere a una inflamación de la glándula mamaria que puede ser de dos tipos: Aguda o crónica (de origen tuberculoso).

Dentro de las mastitis agudas, están la del recién nacido, la de las adolescentes y la más común que ocurre durante la lactancia.

Muchas madres, al dar pecho, sufren de pequeñas heridas o escoriaciones cutáneas alrededor de la delicada piel del pezón, causadas por sus bebés al succionar con fuerza la leche materna.

Resultado de imagen para remedios naturales para la mastitis

Estas heridas permiten que bacterias normales que viven sobre la piel (estafilococos) penetren en el tejido graso de la mama y proliferen, produciendo de esta forma una inflamación que comprime los conductos de salida de la leche de la mama.

El primer síntoma de la mastitis es una sensación de peso en la mama, seguida de dolor. Al palparse el seno afectado, se percibe una masa profunda endurecida, que aumenta progresivamente de tamaño y, en consecuencia, sale más a la superficie.

Con el tiempo esa masa se reblandece, la piel enrojece, se torna tensa y caliente y se presenta fiebre más o menos elevada. Si la infección no recibe tratamiento, el pus acumulado en la mama se abrirá camino hacia el exterior, ulcerando la piel o saliendo por el pezón. Es importante observar que los siguientes remedios se aplican cuando la mastitis se encuentra en sus primeras fases.

Curase usted mismo con remedios naturales

- Hervir, durante 10 minutos, una taza de leche y añadir tres hojas de gordolobo. Sacar las hojas y aplicar tibia sobre las zonas afectadas para facilitar la salida de la leche

- Lavar una hoja de col y machacar sin el nervio central. Luego aplicar sobre la zona afectada.

- Hervir 1 cucharada de flores de tomillo en una taza de agua durante 5 minutos. Tapar y dejar refrescar. Aplicar mediante paños limpios de algodón sobre la zona afectada.

- Hervir durante 5 minutos 1 cucharada de hojas secas de fenogreco o alholva. Realizar lavados con esta infusión en el área con mastitis.

Resultado de imagen para remedios naturales para la mastitis

- Hervir, por 5 minutos, 1 cucharada de caléndula y otra de hinojo picado en una taza de agua. Tapar y dejar refrescar. Mojar un algodón con esta infusión y aplicar sobre el pezón afectado varias veces al día.

- Lavar, picar y machacar una zanahoria hasta lograr una pasta homogénea. Colocar, a modo de cataplasma, sobre el pezón afectado

- Hervir las siguientes hierbas, proveniente de la fitoterapia china, en tres tazones de agua hasta que se hayan reducido a uno solo. Pugongying (1 liang): Taraxacum mongolicum Hand.-Mazz. (Diente de león), Jinyinhua (1 liang): Lonicera japónica Thumb. (Madreselva), Gualou (completo, 5 qian): Trichosantes kirilowii Maxim y Mutong (5 qian): Akebia trifoliata (Thumb.) Koidz (fruto). La decocción se administra por vía oral. Este remedio ayuda a reducir la inflamación y abrir los conductos mamarios:

- Aplicar hojas frescas y machacadas de perifollo, a modo de cataplasmas, sobre el seno afectado.

- Usar Ferrum phosphoricum, Natrum phosphoricum y calcarea fluorica de las sales de Schüssler.

- Verter una cucharadita de Phytolacca (remedio homeopático) en una taza de agua y hervir a fuego lento por 15 minutos Beber 3 veces al día .

- Efectuar pincelaciones sobre los senos con el bálsamo de copaiba.

- Aplicar, sobre la zona afectada, una cataplasma elaborada por un puñado de hojas frescas machacadas de verdolaga.

Resultado de imagen para remedios naturales para la mastitis

Recomendaciones

Extraer la leche del seno Algunos médicos aconsejan a la mujer que durante unos días no dé el pecho para acelerar su curación. En este caso puede usarse un extractor o las propias manos para sacarse la leche y evitar que el pecho se sature.

Si el pecho está muy congestionado y sale poca leche, se recomienda aplicar compresas calientes y luego realizar un masaje con suaves presiones en dirección hacia el pezón con lo cual se abrirán los conductos, la leche fluirá fácilmente y se aliviará la mastitis.

De todas formas la mastitis no es peligrosa para el niño porque en caso de que el bebé ingiera alguna bacteria con la leche ésta será eliminada por los jugos gástricos sin que llegue a causarle daño.

En caso de seguir dando el pecho al bebé, asegurándose de que éste se encuentre colocado correctamente al pecho (dar primero al pecho afectado para que se descongestione).

No utilizar ropas que compriman el pecho especialmente sujetadores. Éstos se prefieren que sean de algodón puro, no de nylon y, además, la abertura para lactar debe tener el tamaño suficiente. En este sentido, se recomienda un sostén de un número más grande que el que usó para el embarazo.

Evitar el uso de compresas de alcohol que, aunque refrescan, absorben demasiada grasa de la piel y la hacen más sensible todavía

Seguir unas adecuadas medidas de higiene y de atención al pezón. Antes y después de dar el pecho, es preciso lavar concienzudamente con agua hervida el pezón y la areola que lo rodea, prestando especial atención a las posibles grietas o erosiones debidas a la succión del niño; en caso de haberlas, hay que extremar las precauciones. La aparición de grietas en el pezón no contraindica la lactancia materna, pero si el bebé ya hace tiempo que mama se deberá ir pensando en retirarla.

Acudir al médico en caso que no mejore la mastitis para que administre un antibiótico compatible con la lactancia.

Resultado de imagen para remedios naturales para la mastitis