Publicado hace Hace 6 meses por Guillermo Angarita | 429 lecturas
Remedios naturales para el VIH y SIDA

Una de la enfermedades venéreas más contagiosas es causada por el virus de la inmuno-deficiencia humana (VIH) que causa el SIDA el cual ataca el sistema inmunitario del organismo.

Por esa razón, las defensas de la persona son reducidas lo que provoca que se encuentre vulnerable a enfermedades oportunistas que incluso se pueden complicar con relativa facilidad.

Este virus es infeccioso, lo que significa que puede transmitirse de una persona a otra en su caso mediante los fluidos (sangre, semen, etc) de quien lo tiene.

Es importante observar que cuando una persona está infectada por el VIH, el virus infecta los leucocitos (glóbulos blancos), que forman parte del organismo, y, con el tiempo, el sistema inmunitario tiene más dificultad para luchar contra las enfermedades.

Si no es tratado, casi siempre acaba destruyendo este sistema, y deja al organismo vulnerable a una o más afecciones, que ponen en riesgo la salud. (Esta etapa de la infección por el VIH se denomina Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA); cuanto más se deteriora el sistema inmunitario, mayor es el riesgo de fallecimiento por infecciones oportunistas (aquellas que aprovechan la debilidad de las defensas inmunitarias)

El origen de esta enfermedad es desconocido.  Sin embargo, la hipótesis más aceptada hoy en día es que se trata de la variación de un virus que afectaba a determinados primates africanos y, que tras ingerir su carne por seres humanos, pasó a los mismos. Es probable que permaneciera aislado durante mucho tiempo en regiones interiores africanas, hasta que en los años setenta las migraciones o los viajes de investigación facilitaran su expansión.

Resultado de imagen para Remedios naturales para el VIH y SIDA

El VIH se puede contagiar mediante tres maneras principales:

Parenteral. A través de transfusiones de sangre, jeringas infectadas e intercambiadas al usar drogas y contacto directo con la sangre de una persona afectada.

Sexual. Manteniendo relaciones íntimas con portadores del virus, sin uso de preservativos.

Materno-filial. Al momento de dar a luz, sobre todo si se trata de un parto natural. Puede ocurrir durante el período de la lactancia.

No es posible contagiarse como resultado de contactos de tipo corriente y cotidiano, como pueden ser los besos, abrazos o apretones de manos, o por el hecho de compartir objetos personales, alimentos o bebidas.

Los síntomas más comunes son el incremento en el tamaño de los nódulos linfáticos, cansancio, falta de apetito, pérdida de peso, gingivitis y úlceras en la boca, frecuentes diarreas. Sudoración nocturna  (persistente durante más de tres meses), entre otros.

Es importante observar que existe una diferencia marcada entre la persona portadora del VIH y alguien que sea enfermo de SIDA. Los términos no son sinónimos bajo ningún concepto:

Se califica como portador a una persona que, tras adquirir el VIH, no manifiesta ningún síntoma, y esto puede continuar así hasta por 10 años. Sin embargo, durante ese período es capaz de contagiar a una persona sana, e igualmente, su sistema inmune va sufriendo una degeneración progresiva, hasta que llega un momento en que comienza a desarrollar las patologías.

El enfermo de SIDA es el que padece de algún proceso oportunista, como por ejemplo: infecciones, tumores, lesiones, etcétera, y en él se va haciendo mucho más evidente su deficiencia o precariedad inmunológica.

Tanto al portador como al enfermo se les denomina seropositivo, ya que tienen anticuerpos contra el virus esparcido por todo el cuerpo. Dichos elementos se pueden reconocer en la sangre mediante una prueba del VIH..

Hoy en día el VIH y el SIDA siguen siendo enfermedades muy serias y, por ello, se debe tomar medidas preventivas.  En caso que la persona ya sea portador del virus, se recomienda el consumo de fármacos que, según investigaciones científicas son los más adecuados y que, en conjunto con algunas hierbas, pueden combatir, en cierta manera, de esta enfermedad y, a la vez, satisfacer las necesidades alimenticias básicas del cuerpo.

Curase usted mismo

- Verter  en una taza de agua que esté hirviendo 1 cucharada de raíz de regaliz previamente lavada y picada.  Tapar y dejar refrescar. Beber una taza por la mañana.  Es importante saber que la regaliz contiene glicirrízina y el ácido glicirretínico que de acuerdo con estudios evita varios procesos vinculados con la reproducción viral incluyendo el VIH.  Evitar este remedio si se sufre de líquidos e hipertensión.

- Consumir todos los días el jugo de aloe vera o sábila. Algunas pruebas indican que sus principios antivirales podrían resultar de gran ayuda para restaurar la efectividad del sistema inmunológico humano. Las pruebas efectuadas hasta el momento sugieren que el glucomannan, y su derivado directo, el polimanactato, presentes en el aloe vera son los agentes más activos contra este flagelo.Sin embargo, se debe reducir el consumo de este remedio cuando se sufra de diarrea.

- Ingerir  a diario alimentos ricos en vitamina E germen de trigo, nueces, arándanos, etc., debido a sus propiedades antioxidantes que evitan el daño celular causado por el VIH e inhibe la reproducción del virus.

- Consumir todos los días alimentos que sean fuentes de selenio como la carnes rojas, hígado de vaca, pollo, pavo, ya que junto con la vitamina E, conservan los glóbulos rojos y protegen los blancos de los ataques virales.

- Verter en una taza de agua que esté hirviendo 1 cucharada de cúrcuma. Beber 1 o 2 tazas al día. Según investigaciones la cúrcuma ayuda a reforzar el organismo para evitar la aparición de enfermedades oportunistas asociadas con el VIH y el SIDA, ya que es un antioxidante potente 300 veces más fuerte que la vitamina E.

- Ingerir propóleos y jalea real, ya que refuerzan el organismo contra las infecciones en las membranas mucosas; áreas que se ulceran con facilidad en las personas que sufren de VIH y sida

- Usar la cromoterapia. Los colores índigo, violeta y azul profundo son muy curativos y pueden ayudar en particular a mejorar el sistema inmunológico. La aplicación podrá variar desde exposiciones de luz de estos colores sobre el cuerpo desnudo a utilizar ropa interior o cuadraditos de tela de los mismos colores. Por otro lado, el amarillo y el verde claro pueden ayudar a restablecer el optimismo y la autoestima.

- Consumir pescados azules como salmón, arenque, sardinas, entre otros o suplemento de omega 3 En un pequeño estudio con 20 pacientes de sida, los que recibieron  10 g de ácidos grasos omega-3 a una dosis de 3 cápsulas durante 30 días ganaron más peso (2,4 kg) y presentaron una disminución del factor de necrosis tumoral significativamente menor, lo que se cree la causa de la consunción en los pacientes con sida.

Resultado de imagen para Remedios naturales para el VIH y SIDA

Recomendaciones

Recomendaciones cuando se tiene VIH o el sida

Procurar mantener un buen estado nutricional En caso que se pierda el apetito, se debe tratar de dividir el número de porciones a más veces al día (cuatro o cinco porciones al día en lugar de tres).

Masticar de forma lentamente y con la boca cerrada.

Empezar por la mañana consumiendo, si se sufre de náuseas o vómitos, alimentos secos como galletas, pan y evitar alimentos con olor penetrante como el café o el chocolate.

Consumir alimentos suaves, como puré, huevo y flan, si se siente molestias y dolores en la garganta o en la boca.

Tomar, por lo menos, 8 vasos de 8 onzas de agua.

Resultado de imagen para Remedios naturales para el VIH y SIDA

Recomendaciones preventivas

Debido a que las formas más frecuentes de transmisión del VIH son a través de las relaciones sexuales, es importante tomar las medidas pertinentes para reducir los riesgos asociados.

Hacerse una prueba del VIH al menos una vez al año.

Abstenerse de mantener cualquier tipo de actividad sexual con un infectado

Mantenerse en una relación estable mutuamente monógama con una pareja no infectada.

Limitar el número de parejas sexuales: mientras menos se tengan, menor será la probabilidad de ser infectado por el VIH, u otra enfermedad de transmisión sexual.

Usar el preservativo de manera correcta y constante.

La circuncisión masculina también ha demostrado reducir el riesgo de transmisión

Resultado de imagen para Remedios naturales para el VIH y SIDA