Publicado hace Hace 9 dias por Guillermo Angarita | 47 lecturas
Remedios naturales para curar la bronquitis

La bronquitis consiste en una inflamación de las principales vías aéreas hacia los pulmones.

Cuando ésta surge como resultado de una infección viral comola gripe se le llama bronquitis aguda.

Cuando, en cambio, se origina de una producción anormal de mucosidades acompañada de tos y de expectoración diaria durante un período prolongado de tiempo (como en el caso de un fumador, se le conoce con el nombre de bronquitis crónica.

En ambos casos, la contaminación ambiental y el humo del cigarrillo pueden agravar la enfermedad.

Entre los síntomas principales de la bronquitis están:

Malestar general

Flemas

Fatiga

Tos seca

Picor en la garganta

Dolor en el pecho

Dificultades respiratorias

Ruidos vibratorios en los pulmones

Fiebre (en algunas ocasiones)

Coloración azulosa de los labios debido a los bajos niveles de oxígeno

Resultado de imagen para bronquitis remedios naturales

Curase usted mismo con remedios naturales

- Hervir 50 gramos de hojas de malva en un litro de agua por 20 minutos. Tomar este cocimiento tres veces al día. La malva hace desaparecer la inflamación de la mucosa, calma la tos y favorece la expectoración.

- Hervir100 gramos de avena en medio litro de agua durante 15 minutos. Se recomienda beberla en la mañana y también antes de acostarse.

- Cortar tres cebollas en rodajas tras quitarles la capa exterior. Luego, colocarlas en una olla con un clavo, una cucharada de azúcar morena y una ramita de tomillo. Luego, agregar agua hasta que cubra todos los ingredientes y cocer a fuego lento durante 2 horas. Colarlo y presionar la cebolla para que desprenda todo su jugo. Se utilizará medio vaso de esta preparación y se le añadirá igual cantidad de leche caliente. Se recomienda beberlo dos o tres veces al día.

- Añadir, en un vaso de agua tibia, una cucharadita de sal. Hacer frecuentes gárgaras con esta preparación la cual calmará la inflamación de la garganta y también disolverá algo de la mucosidad que reviste e irrita las membranas sensibles de ésta.

- Comer varias tajadas de cebolla con tomate y ajo machacado todos los días.

- Preparar una sopa de pollo que contenga 15 dientes de ajo (porcada litro o cuarto de galón de caldo) pimienta negra y/o polvo de hojas de curry.

- Beber un vaso de agua o de jugo de tomate con10 a 20 gotas de salsa de pimiento picante. Si el estómago no tolera los alimentos picantes, hacer gárgaras con esta preparación.

- Licuar una taza de espárragos en una batidora. Tomar todas las mañanas y las noches.

- Hervir tres arándanos agrios frescos en agua durante 10 minutos y luego añadirlo en una mezcladora junto a un jugo de pera. Beber varios vasos al día.

- Hervir cuatro higos picados con dos tazas de agua durante seis minutos. Retirar del fuego y dejar enfriar.   Beber a sorbos media taza de esta preparación por la mañana y por la noche.

- Añadir a una taza de leche calentada (sin llegar a hervir)una o dos cucharadas de miel pura. Tomar a sorbos antes de dormir para aliviar el malestar bronquial y la tos que se aviva de noche.

- Preparar un ungüento mezclando dos cucharadas de aceite de castor tibio con cuatro dientes de ajo machacados. Dar masajes en el pecho mientras esta mezcla todavía esté tibio. Cubrir con una tela de franela en los casos serios

- Preparar una cataplasma con 250 gramos de harina de linaza,2 cucharadas soperas de miel, 1 taza de agua y 1 gasa grande. Hervir el agua y retíralo del fuego. Poner la harina de linaza en un recipiente y agregar, poco a poco, el agua caliente removiendo constantemente hasta que se obtenga una masa compacta. Luego, agregar la miel. Poner esta pasta en el centro de la gasa y doblar sus extremos hacia el centro. Aplicar, tres veces al día, la cataplasma directamente sobre el pecho de la persona afectada y retirar cuando la harina de linaza se haya enfriado.

- Frotar suavemente el pecho y la espalda con una mezcla templada de 5 gotas de lavanda, menta y salvia en dos cucharadas de aceite de oliva.

- Realizar inhalaciones de vapor durante 10 minutos con 6 gotas de aceite de sándalo en agua hirviendo.

- Hacer una cataplasma de cebolla cocida al horno y dejar durante toda la noche.  Aplicar en la planta de los pies.

- Verter un puñado de raíz de hinojo en una taza de agua que este hirviendo.  Tapar y dejar refrescar. Tomar tres tazas diarias.  Endulzar con miel si se desea.

- Diluir 1 cucharada de miel en 1/4 de vaso de agua caliente y agregar luego el zumo de un limón. Tomar esta preparación antes de dormir.

- Verter 2 cucharaditas de flores de gordolobo secas en 1 taza de agua que esté hirviendo. Retirar del fuego y dejar reposar la infusión 10 minutos, después colar y tomar hasta tres tazas al día. Este remedio contiene saponinas que ayudan a aflojar la flema, y materia gelatinosa que tranquiliza las mucosas.

- Hervir, durante 5 minutos, 1 taza de agua  que contenga 1 cucharadita de astrágalo seco.  Tapar y dejar refrescar.  Tomar hasta tres tazas al día.

- Mezclar semillas molidas de cacao con aceite de almendras y aplicar como cataplasma para el pecho.

- Hervir en un litro y medio de agua (hasta que reduzca a la mitad) 300 gramos de manzanas sin pelar, 300 gramos de cebolla, 300 grs. de zanahorias, 1 cucharadita de anís en grano. Una vez retirado del fuego, retirar y endulzar con miel. Tomar varias veces al día

- Verter 1 cucharada de hojas de aguacatero, mezclado con propóleos, en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Beber de dos a cuatro cucharadas al día

- Machacar 100 gramos de hojas de berros previamente lavadas, y verter el líquido obtenido en un vaso de leche.  Añadir 1 cucharadita de miel de abeja. Beber esta preparación bien tibia antes de acostarse.

- Lavar un manojo de hojas de berro y colocar en una licuadora junto con una taza de agua.  Licuar por unos instantes.  Luego, lavar y añadir a este jugo  un nabo picado y licuar nuevamente. Dividir en 2 porciones iguales y tomar con ocho horas de diferencia junto con los alimentos

- Colocar un puñado de hojas y flores de capuchina, previamente lavadas, en una licuadora.  Después añadir un vaso de agua caliente, pero sin que esté hirviendo y licuar hasta obtener un líquido consistente. Beber, aún tibio, la mitad en ese momento y luego la otra mitad 3 horas después con el estómago vacío.

- Verter en 1/2 litro de agua 1 cucharadita de raíz de jengibre rallada, 1 cucharadita de corteza de cereza y 1 cucharadita de cebolla picada. Tapar, bajar el fuego y dejar hervir a fuego lento por 6 minutos. Después, retirar del fuego y dejar reposar por otros 20 minutos. Tomar a lo largo del día.

- Hervir por 10 minutos un litro de agua  y después añadir 20 g de sumidades floridas de hisopo secas y desmenuzadas. Dejar reposar por 10 minutos y filtrar con un lienzo fino. Tomar tres tazas diarias tibias

- Colocar, a fuego lento, 1 1/2 litro de orujo y agregar 2  trocitos de corteza de encina, 2 de pino y 2 de roble. Luego de 10 minutos, retirar del fuego, adicionar 2 pizcas de romero y ortiga y dejar reposar por 24 horas.  Colar y tomar 2 cucharadas mezclada en 1 taza de leche caliente dos veces al día (en ayunas y antes de acostarse)

- Hervir 1 /2 litro de agua, retirar del fuego y agregar 1/2 cucharadita de culantrillo y 1/2 cucharadita de hisopo. Dejar la infusión tapada por 10 minutos. Colar y añadir un poco de miel. Tomar tres veces al día

- Mezclar Corteza de Frángula, 100 gramos; Primavera, 20 gr.; Liquen de Islandia, 15 gr.; Espliego, 15 gr.; Hinojo, 20 gr. y Tusílago, 15 gr y extraer una cucharada.  Poner en una taza de agua que esté hirviendo y dejar en infusión.  Beber 3 tazas al día.

- Mezclar Sanguinaria, 10 gr.; Tomillo, 15 gr.; Cardo bendito, 15 gr y Manzanilla, 15 gr y extraer 1 cucharada.  Colocar en medio litro de agua y hervir por 10 minutos.  Colar y dejar refrescar.  Tomar de dos a tres tazas al día.

- Hervir en un litro de agua 1/2 manojo de raíz de calaguala previamente lavada, picada y machacada hasta quedar reducida a la mitad por el hervor. Luego, a lo largo del día, tomar este cocimiento tibio y con azúcar o con jarabe de zarzaparrilla.

- Mezclar a partes iguales de flores de saúco, raíz de angélica, hojas de salvia, pulmonaria y flores de violeta.  Extraer 1 cuchara de la mezcla y verter en una taza de agua.  Hervir por 5 minutos. Pasado ese tiempo, retirar del fuego y filtrar.  Dejar en infusión y tomar, 3 tazas al día algo caliente.

- Mezclar 5 gr. de anís, 10 gr. de tomillo, 10 gr. de cardo santo, 5 gr. de énula campana y 5 gr. de liquen de Islandia. Verter 2 cucharaditas de la mezcla en una  taza de agua caliente y dejar en infusión. Tomar 2 tazas al día.

- Mezclar 20 gr. de gordolobo, 20 gr de angélica, 10 gr. de amapola y 10 gr. de eucalipto.  Verter 1 cucharada de la mezcla en una taza de agua que este en hirviendo.  Dejar en reposo, filtrar y tomar hasta 4 tazas al día.

- Verter entre 1/2 y 1 cucharadita de polen de abeja en un vaso que contenga jugo de naranja o toronja y consumir todos los días hasta que desaparezca la bronquitis

- Verter 30 mililitros de aceite de almendra, 2 gotas de aceite de siempreviva, 3 gotas de aceite de eucalipto, 2 gotas de aceite de lavanda, 3 gotas de aceite de árbol del té y  1 gota de aceite de romero en un recipiente limpio. Mezclar y aplicar esta fórmula en el pecho, espalda y cuello. Repetir las veces que sea necesario

- Cocer 25 gramos de corteza de abedulillo en medio litro de agua por 5 minutos. Tomar tres tacitas al día endulzándolo con miel. Puede tomarse a temperatura ambiental o caliente.

- Mezclar, a partes iguales, trébol de agua, tusílago, yemas de abeto, marrubio blanco y pulmonaria.  Extraer 1 cucharada de la mezcla en una  taza de agua que esté hirviendo.  Cubrir y dejar en infusión.  Colar y tomar 1 taza al día

- Hervir 30 g de raíces de rábano rusticano en 1 litro de agua durante 30 minutos.  Beber 2 tazas al día

- Poner 2 cucharadas de hojas frescas de rúgula  con sus tallos bien picados en un recipiente y añadir 1 taza de agua hirviendo. Tapar por 10 minutos, colar y endulzar con unas gotas de miel. Tomar una cucharada 2 ó 3 veces al día. Para los niños administrar solamente la mitad de la dosis.  Este remedio debe ser almacenado en refrigerador y cada dosis calentada cuando se vaya a ingerir. El ingrediente principal de este remedio es la rúgula que pertenece a la familia de la mostaza, también es conocida como mostaza persa, aunque su sabor es picante y particularmente más fuerte y amargo que el de la mostaza común

- Macerar 50 g de pimientos en 100 g de alcohol de 60° durante 48 horas y colar.  Aplicar la tintura resultante mediante suaves masajes  sobre el pecho y luego tapar con un paño suave.

- Existen diversos remedios homeopáticos que pueden utilizarse para tratar la bronquitis aguda:

Aconitum napellus: cuando los síntomas incluyen tos seca, dolorosa y perruna en una persona sin sed.

Bryonia alba: cuando se presenta tos seca y dolorosa en un paciente que se oprime los costados y tiene sed intensa.

Drosera rotundifolia: hay tos en accesos similar a la tos ferina, agravada por el calor. El paciente se oprime la base del tórax.

Cuprum metallicum: cuando los síntomas incluyen tos espasmódica similar a la tos ferina con constricción de la caja torácica, que mejora con un trago de agua fría.

Rumex crispus: cuando aparece tos seca a la menor inhalación de aire fresco.

Ipecacuanha: se recomienda para la tos del tipo tos ferina, con náuseas y dificultad respiratoria.

Hydrastis canadensis: cuando hay expectoraciones pegajosas, espesas, viscosas y amarillentas.

Senega: cuando se presenta expectoración difícil, sobre todo en personas ancianas.

Antimonium tartaricum: para estertores húmedos gruesos en todo el pulmón.  Conoce más sobre la homeopatía para la bronquitis.

- Verter 80 g de la planta escabiosa mordida en 1 litro de agua hirviendo durante 5 horas, colar, añadir 1,5 kg de azúcar y cocer a fuego lento hasta conseguir la densidad propia de los jarabes.  Tomar 3 cucharaditas al día.

- Hervir 50 g de semillas de llantén en 1 litro de agua durante 5 minutos.  Tomar 2 tazas al día

- Hervir en 1 litro de agua 25 g de hojas de tomillo por 10 minutos y luego colar.  Beber 2 o 3 tazas al día.  Este remedio se puede emplear también en los casos de  resfriado y asma.

- Hervir 100 g de la planta llamada serpol en 1 litro de agua durante 10 minutos. Endulzar el preparado con miel y tomar una cucharada varias veces al día

- Realizar una decocción de 30 a 40 gramos de raíces de primavera en un litro de agua: Beber tres tazas al día. Este remedio tiene una acción antiinflamatoria y favorece la expectoración.

- Llenar una botella de cristal con hojas y bulbos de ajo de oso finamente troceados.  Verter aguardiente de trigo de 38° a 40° y macerar en un lugar cálido por lo menos dos semanas. Tomar de esta esencia de diez a quince gotas, diluidas en un poco de aguacuatro veces al día.

- Licuar 3 hojas de col lombarda (de color púrpura) junto con un poco de agua.  Luego mezclar con 1 cucharadita de miel y guardar.  Tomar  3 cucharadas al día.

- Calentar varias hojas de col con aceite, secar con papel toalla y dejar refrescar un poco.  Aplicar aún caliente (sin quemar) sobre el pecho y en la espalda.  Luego de realizado este remedio, no se debe recibir aire fresco sin más bien permanecer en una habitación cerrada.

- Lavar y partir un par de rábanos y dejar macerar,  por 2 días, en aceite de coco.  Tomar de esta preparación 5 cucharadas al día.

- Aplicar una vez al día sobre el pecho una cataplasma de arcilla de dos centímetros de grosor, y otra sobre la espalda. Es preferible que la arcilla esté caliente o tibia, pero nunca fría. La duración será de unos diez minutos el primer día y aumentar luego gradualmente hasta media hora. Seguir este tratamiento de 7 a 10 días.

- Hervir un puñado de hojas de okra o chimbombó y colocar, aún tibias, a modo de cataplasmas, sobre el pecho

- Verter 3 gotas de aceite de canela de china y 3 de aceite de eucalipto en 1 litro de agua que esté hirviendo y poner el recipiente en el cuarto de la persona afectada para que pueda respirar mejor.

- Verter un puñado de flores y hojas de guanábana, previamente lavados, en un litro de agua.  Una vez llegue al punto de ebullición, retirar del fuego y dejar refrescar.  Colar y tomar 3 tazas al día por dos semanas.

- Hacer una maceración que contenga 3 rebanadas de cebolla morada picadas en abundante miel por 24 horas y luego tomar 1 cucharada cada 5 horas.

Imagen relacionada

Recomendaciones

Algunas recomendaciones para controlar la bronquitis

Humedecer el ambiente. Use un humidificador o vaporizador para aumentar la humedad del aire lo cual facilitará el proceso de aflojar y sacar la flema del cuerpo. En el caso del vaporizador, al agua se le puede agregar vinagre de sidra de manzana u hojas de eucalipto. Esto activa la curación de la bronquitis.

Incluir en la dieta el consumo de la cebolla y el ajo, ya que son antibióticos naturales.  Conoce una dieta para combatir la bronquitis

Tomar muchos líquidos. Es aconsejable tomar diariamente por lo menos dos litros (2 cuartos de galón) de líquido que incluye agua, jugos, tés y sopas. Sin embargo, es preferible que éstos estén tibios y no fríos.  La gran cantidad de líquidos afecta favorablemente la viscosidad de la flema para que pueda ser expulsada. Si se toma bebidas alcohólicas o que contengan cafeína, el efecto diurético causa pérdida de fluidos en el cuerpo lo que impide la correcta expulsión de la flema.

Descansar lo suficiente Es importante descansar, ya que si se retomar actividades que requieren mucho esfuerzo físico, puede hacer que la bronquitis empeore.

Acostarse boca abajo Se recomienda acostarse con la boca abajo y la cabeza más baja que el pecho durante unos minutos, ya que ayuda al drenaje y facilita la expulsión de las mucosidades.

Evitar fumar  Las personas que tienen bronquitis no deben fumar, por lo menos, durante todo el curso de la enfermedad para evitar que el fumo irrite más las vías respiratorias. Igualmente, deben evitar las personas que fuman (lo que se conoce como fumar pasivamente), ya que si se expone al humo del cigarrillo exhalado, Acudir a recibir asistencia médica inmediata si se presenta los siguientes síntomas:

Fiebre alta persistente

Respiración cortada o dificultosa

Fatiga y letargo

Ataques de tos prolongados e intensos en el pecho que se empeora a medida que pasa el tiempo.

Expectoración con sangre

Resultado de imagen para bronquitis remedios naturales

Preguntas y respuestas

Es posible prevenir de algún modo la aparición de la bronquitis crónica o, al menos, evitar que progrese?

Hay tres factores que contribuyen a la conversión de la bronquitis en una enfermedad crónica: el tabaco, la polución y las infecciones. Así como este último factor es inevitable, no ocurre lo mismo con los dos primeros, que permiten al hombre actuar sobre ellos. Un fumador que empieza a tener tos insistente durante largos períodos de tiempo debe dejar el tabaco.

La sensación de ahogo que experimenta el fumador empedernido al hacer esfuerzos que antes toleraba perfectamente es una señal de alarma, ya que significa que ha comenzado a deteriorarse su capacidad respiratoria. Asimismo es posible evitar la bronquitis crónica cuando el agente irritante es el aire contaminado del lugar de trabajo o la polución de las grandes ciudades.

En estos casos, el problema debe ser afrontado por las autoridades competentes. Por último, hay algo más que puede hacerse para prevenir la irritación de los bronquios; simplemente se trata de no respirar por la boca, sino por la nariz, con lo cual se logra humedecer, calentar y filtrar el aire que se inspira.

¿Es cierto que la bronquitis crónica es un factor que predispone a padecer cáncer de pulmón?

La inflamación continuada de los bronquios que se observa en los enfermos de bronquitis crónica produce una serie de alteraciones que podrían considerarse como precancerosas. En el caso de la bronquitis crónica producida por el tabaco, la predisposición a contraer cáncer broncopulmonar está ampliamente demostrada. Si una persona fuma más de 20 cigarrillos al día, el riesgo que corre de padecer este cáncer es 20 veces superior al de la población no fumadora.