Publicado hace Hace 1 años por Guillermo Angarita | 2301 lecturas
Por qué se necesitan suplementos durante las enfermedades

Cuando estamos enfermos, nuestro organismo está en una situa­ción de estrés. Las células se destruyen, las glándulas adrenales ago­tadas, privadas de nutrientes, son incapaces de funcionar adecuada­mente, y el equipo que tiene nuestro cuerpo para luchar contra el es­trés, las vitaminas C, B6, ácido fólico Y ácido pantoténico está seria­mente agotado. (El zinc y la vitamina E también se necesitan en gran­des cantidades.)

Puesto que estas vitaminas son indispensables para utilizar efecti­vamente otros nutrientes y mantener nuestro metabolismo en cons­tante funcionamiento, nuestras necesidades de ellas aumentan obvia­mente cuando estamos enfermos. Y puesto que sabemos que la fiebre y el estrés roban a nuestro cuerpo los nutrientes más esenciales, la im­portancia de los suplementos es evidente.

Repetimos de nuevo, los siguientes regímenes no son expuestos con la intención de que sean considerados consejo médico, sólo como una guía para trabajar con su doctor.

1- ALERGIAS

Las alergias vienen en todas las formas y tamaños, con toda clase de síntomas y usted puede contraerlas por cualquier causa. Sin em­bargo, pagan su tributo a la nutrición y los suplementos pueden ayudar.

PVM (PROGRAMA MINDELL DE VITAMINAS) mañana y tarde. 

- Un polivitamínico de alta potencia con minerales quelatados (de desintegración lenta preferiblemente).

- Vitamina C de 1.000 mgs. con bioflavonoides, rutina, hesperidina y rosa del bosque.

- Una fórmula con minerales quelatados de gran potencia

Vitaminas del complejo B de 100 mgs, 3 veces al día.

Ácido pantoténico, 1.000 mgs., mañana y tarde.

Si sufre de alergias, es una buena idea hacer una evaluación cui­dadosa de su actual dieta. Muchas alergias son causadas por el glu­támato de monosodio, colorantes, aditivos y preservativos. 

2- AMIGDALITIS

La inflamación de las amígdalas pueden afectar a personas de cual­quier edad, pero es más común en los niños. La buena nutrición y los suplementos se consideran efectivos en la prevención tanto como en la recuperación de esta enfermedad.

PMV (vea al principio del artículo) mañana y tarde con las comidas.

Vitamina A de 10.000 a 25.000 unidades (reduzca la dosis para los niños), de 1 a 3 veces al día, por cinco días, luego pare por dos.

Complejo de vitamina C extra, 1.000 mgs., mañana y tarde.

Vitamina E (forma seca) de 200 a 400 UI diarias.

3 cápsulas de acidófilus o de 1 a 3 cucharadas, tres veces al día.

Agua de 6 a 8 vasos diarios.

3- ARTRITIS

Miles de personas sufren de esta dolorosa condición crónica. Pues­to que es un estrés tan grande para el cuerpo, los suplementos de vi­taminas y minerales son realmente esenciales.

PVM (vea al principio del artículo).

Vitamina C extra de 1.000 mgs., 1-3 veces al día. (Si está tomando muchas aspirinas, está perdiendo vitamina C.)

Complejo B de 100 mgs., de 1 a 3 veces al día.

B12 hasta 2.000 mcgs. diarios.

Niacina, hasta 1 g. diario.

1-3 tabletas de yuca, 3 veces al día.

Ácido pantoténico, 100 mgs., 3 veces al día.

Aceite de hígado de bacalao, 1-2 cucharadas, 3 veces al día (si en cápsulas, 3 cápsulas, 3 veces al día); tome durante cinco días y des­canse dos.

4- ASMA

El asma es una condición alérgica crónica que afecta los tubos bronquiales y necesita atención médica. Cuando ocurre un ataque, los tejidos musculares de los tubos bronquiales se constriñen espas­módicamente, comprimiendo los conductos del aire y causando una respiración fatigosa y la sensación de sofoco. Las alergias, la heren­cia y el estrés emocional se han considerado como factores contribu­yentes a las condiciones asmáticas, pero se ha encontrado que muchos nutrientes son aptos para proporcionar alivio notable en forma natural, a pesar de lo cual no deben considerarse como sustitutos del cuidado médico.

PVM (vea al principio del artículo), mañana y tarde.

Extra vitamina C, 1.000 mgs., de 1 a 3 veces al día.

(ADVERTENCIA: La vitamina C que se acompaña de ascorbato de calcio, puede interferir con la acción de las tetraciclinas. Una for­ma de vitamina C, el ascorbato de sodio, puede usarse con las tetra­cic1inas, pero es contraproducente si le ha sido prohibido el sodio o si está tomando esteroides.)

Aceite de bellorita o de prímula, 2 tabletas de 500 mgs., tres veces al día por 3 o 4 meses; después 1 tableta, 3 veces al día. (Si está to­mando esteroides, no se beneficiará del aceite de prímula, porque los esteroides interfieren con la acción de este aceite.)

Glandulares (concentrado de glándulas adrenales), 1-3 veces dia­rias, pero no por la noche, porque pueden causar insomnio.

(ADVERTENCIA: éstos concentrados no deben ser ingeridos por las personas alérgicas a la carne o al cerdo).

Vitamina A (soluble en agua), 10.000 a 25.000 UI diarias.

Vitamina B2 (riboflavina), 100 mgs., 3-4 veces al día.

Vitamina B6 (piridoxina), 100 a 200 mgs. de 1 a 4 veces al día.

Vitamina E (forma seca) de 400 a 1.200 VI diarias.

5- BRONQUITIS

La inflamación de las paredes de los tubos bronquiales es bastan­te común y extremadamente debilitante. El estrés que esta enferme­dad ejerce sobre el organismo es grande y los antibióticos actúan como villanos en lo que se refiere a los nutrientes.

Vitamina A, 25.000 UI, 1-3 veces al día. (Tómela durante cinco días, después pare por dos.)

Vitamina C de rosa del bosque (rose hips), 1.000 mgs. mañana y tarde.

Vitamina E (forma seca) 400 UI, 1-3 veces al día.

Agua, de 6 a 8 vasos diarios.

3 cápsulas de acidófilus o de 1 a 2 cucharadas líquidas, 3 veces al día.

6- COLITIS

Por regla general, esta enfermedad es más común en las mujeres que en los hombres, y es desencadenada por el estrés emocional. En­tre las características más molestas de esta enfermedad están la alter­nancia de diarreas y estreñimiento, así como dolores estomacales. La dieta es de primera importancia y las vitaminas son recomendables.

PVM (vea el principio de este artículo).

Potasio, 99 mg. (elemental), de 1 a 3 veces al día.

Zumo de repollo crudo (vitamina U), 1 vaso, 3 veces al día.

 Agua, de 6 a 8 vasos diarios.

Gel de aloe vera (para uso interno), 1 cucharada, 3 veces al día o de 1 a 3 cápsulas, 3 veces al día.

Acidófilus, de 3 a 6 tabletas o 2 cucharadas, 3 veces al día.

1 cucharada de copos de salvado o de 3 a 6 tabletas, 3 veces al día.

7- DIABETES

Lo que pasa primordialmente en la diabetes, es que el páncreas deja de producir la adecuada cantidad de insulina y el azúcar de la sangre se eleva en forma incontrolada. En casos leves, la dieta sola puede controlar la situación. (Cuidado con los azúcares escondidos en los alimentos. En casos severos, es necesario reemplazar la insulina que falta.

En todos los casos, el cuidado médico es indispensable.

Los suplementos que han ayudado a muchos diabéticos son:

PVM (vea al principio de este artículo).

Factor cromo de tolerancia a la glucosa (GTF), 200 mcgs., de 1 a 3 veces al día·.

Zinc quelatado, 50 mgs., de ) a 3 veces al día. Agua. de 6 a 8 vasos diarios.

ADVERTENCIA: {La combinación de vitamina B1, vitamina C y cisteína tiene la probabilidad de reducir la efectividad de la insulina para los diabéticos y debe sólo tomarse bajo supervisión médica.)

8- ENFERMEDADES VENÉREAS

La sífilis y la gonorrea son todavía los tipos más comunes de en­fermedades venéreas, y a pesar de que las sulfas, la penicilina, la te­traciclina, eritromicina y 105 nuevos antibióticos son un efectivo tratamiento para éstas, tales medicinas causan tanta necesidad de suple­mentos como la enfermedad misma.

PVM (vea al principio de este artículo).

3 cápsulas de acidófilus o de 1 a 2 cucharadas de la forma líqui­da, tres veces al día.

Extra vitamina C 1.000 mgs., mañana y tarde.

Vitamina K, 100 mcgs. Si está en un tratamiento con antibióticos por largos períodos de tiempo.

El herpes genital se ha convertido en la enfermedad número uno de los americanos durante los años ochenta. Como el herpes simplex del tipo I que causa úlceras, el herpes del tipo II, que causa infección genital, parece también responder positivamente a los alimentos ricos en lisina. Para prevenirlo, no sería mala idea au­mentar su consumo de requesón, atún, lenguado, cacahuetes, garban­zos y soja.

El aciclovir, (Zovirax) es una droga que -hasta el momento que esto se escribe- parece ser efectiva en impedir la duplicación de los herpes, pero los resultados finales no se conocen aún. Mientras tan­to, sugiero un complemento preventivo de lisina, de 500 mgs. diarios (con agua o zumos, no proteínas) y vitamina C de 1.000 mgs. maña­na y tarde. Si ya tiene el virus, 3 gs. de lisina (3.000 mgs.), tres veces al día -en dosis divididas- entre comidas.

ADVERTENCIA: Si tiene síntomas de herpes simplex I y II, evite los suplementos de arginina y las comidas ricas en este aminoácido.

9- HERPES ZOSTER

El herpes Zoster es muy parecido al virus que causa la varicela.

Pero mientras la varicela causa una erupción general de la piel, el her­pes Zoster es una erupción a lo largo de un nervio. Sea cuales sean las diferencias, el déficit nutricional que causan ambas enfermedades es grande.

Vitamina A, 10.000 a 25.000 UI por cinco días, luego pare por dos.

Complejo de vitamina B de 100 mgs. (de desintegración lenta), ma­ñana y tarde.

Vitamina C de rosas del bosque (rose hips) con bioflavonoides, de 1.000 a 2.000 mgs., mañana y tarde.

Vitamina D, 1.000 UI diarias por cinco días, luego pare por dos.

10- HIPOGLICEMIA

A pesar de que se estima que de 20 a 40 millones de americanos la sufren, esta enfermedad es una de las que más frecuentemente pasa indiagnosticada. Es una condición debida a la baja de azúcar en la sangre, y como la diabetes, presenta una situación en la que el cuerpo es incapaz de metabolizar los carbohidratos normalmente. Puesto que el sistema del hipoglicémico reacciona en exceso ante el azúcar, pro­duciendo demasiada insulina, la clave de elevar la cantidad de azúcar en la sangre, no es comiendo más carbohidratos que se metabolizan rápidamente, sino en comer más proteínas.

Suplementos recomendados:

Vitaminas A y D, cápsulas de 10.000 y 400 UI de 1 a 3 veces al día, por cinco días, luego parar dos.

Vitamina C, 500 mgs. con o después de cada comida.

Vitamina E de 100 a 200 Ul, 3 veces al día.

Vitamina F, J cápsula, tres veces al día.

Tabletas de complejo de vitaminas y minerales, mañana y tarde.

Niacina, cuanto se necesite y se tolere.  

Ácido pantoténico, 500 mgs., dos veces al día.

2 cápsulas de lecitina (19 granos = 1.200 mgs.), tres veces al día.

Enzimas digestivas, si se necesitan.

J tableta de kelp, tres veces al día.

3 cápsulas de acidófilus, o de 1 a 2 cucharadas líquidas, 3 veces al día.

Cromo GTF, 50 mg., 3 veces al día.

11- PAPERAS

Existe la vacuna contra las paperas o parotiditis, pero la enferme­dad es todavía bastante común y muy debilitante desde el punto de vista nutricional. El virus puede extenderse por todo e] cuerpo, abar­cando no solamente las glándulas salivares, sino también los ovarios y testículos, el páncreas, el sistema nervioso, y algunas veces el corazón.

Vitamina A, 10.000 UI (reduzca la dosis para los niños) de 1 a 3 veces al día, por cinco días, después pare durante dos días.

Vitamina C de rosa del bosque (rose hips) de 500 a 1.000 mgs., dos veces al día.

Vitamina E, de 200 a 400 UI (forma seca) diariamente.

12- PRESIÓN ARTERIAL - ALTA Y BAJA

ALTA

Cerca de sesenta millones de americanos tienen alta la presión ar­terial, lo cual ha sido estrechamente relacionado con los ataques car­díacos y derrames. La importancia de mantener la presión arterial baja nunca será suficientemente recalcada, y hay un buen número de modos de hacerlo en forma natural.

- Hable despacio. (Las personas que hablan apresuradamente no res­piran bien y esto puede ayudar a elevar la presión sanguínea.)

- Reduzca, si tiene sobrepeso. (Una dieta controlada y razonable pue­de ayudar a reducir significativamente la presión arterial en las per­sonas pasadas de kilos.)

- Disminuya el sodio y aumente el potasio en su dieta.

- Disminuya su ingestión de azúcar.

- Elimine la cafeína.

- Consuma más cebollas y ajos.

- Deje de fumar.

- Evite las situaciones de estrés y de ansiedad. (Los sonidos discor­dantes de todos los días, aún la televisión alta, pueden causar es­trés y elevar la presión arterial.)

- Haga ejercicio regularmente (como el caminar rápido) y trate de lo­grar el descanso adecuado.

Régimen

Lecitina granulada, 3 cucharadas grandes, o 3 cápsulas 3 veces al día. Puede necesitar potasio si está tomando algún hipotensor, pero consulte a su médico para asegurarse de que no está contraindicado con la medicina que está tomando.

PVM (vea al principio de este artículo).

Calcio, de 1.000 a 1.500 mgs. diarios.

Vitamina E, 100 UI diarias y suba a dosis más altas. (Consulte a su médico.)

Perlas de ajo desodorizadas, de 1 a 3 veces diarias.

BAJA

La baja presión arterial, a menos que sea extrema, es una condi­ción mucho menos peligrosa que la contraria. Sin embargo, los hi­potensos a veces sufren de mareos, desfallecimientos ocasionales y desmayos.

Régimen

1-3 tabletas de kelp al día.

(NOTA: Si está tomando medicinas para la tiroides, consulte a su médico, porque el kelp puede disminuir la necesidad de la cantidad que actualmente toma).

PVM (vea al principio de este artículo).

13- PROBLEMAS CARDÍACOS

Cualquier problema del corazón requiere la supervisión de un mé­dico. A pesar de que los medicamentos que vamos a enumerar a con­tinuación se consideran seguros y provechosos, debe consultar con su médico para asegurarse de que no están contraindicados en su caso particular. (La vitamina E puede aumentar el imbalance entre las dos cámaras del corazón a algunas personas con corazón reumático.)

Vitamina B 100 mgs. (desintegración lenta), mañana y tarde.

Extra niacina, 100 mgs., de 1 a 3 veces al día.

Vitamina E (forma seca), 400 UI diarias.

PMV (vea la sección ,128).

3 cápsulas de lecitina o 3 cucharadas de lecitina granulada, tres ve­ces al día.

14- TÁCTICAS PARA PREVENIR LOS ATAQUES AL CORAZÓN

Disminuya el consumo de sal y azúcar.

Deje de fumar.

Haga ejercicio regularmente.

Vigile su peso.

Practique técnicas de relajación tales como la meditación y el bio­feedback para reducir el estrés.

Disminuya el consumo de grasas saturadas, aceites hidrogenados y colesterol.

Coma más ajo, frutas frescas y pescado.

Aumente su consumo de productos que contengan proteína de soja (úsela en lugar de proteína animal siempre que sea posible).

Consuma suficiente calcio y magnesia (suplementos de 1.000 mgs. de calcio y 500 de magnesia se recomiendan).

Asegúrese de que está consumiendo suficiente vitamina e, B6 y E.

Complete su dieta con lecitina.

La risa es una gran medicina (no solamente relaja las emociones acumuladas y el estrés... divierte y hace sentir a uno bien).

15- PROBLEMAS DE LA VISTA

Desde una inflamación simple por dificultades de refracción hasta las más serias enfermedades de la vista, los problemas visuales nunca deben ser ignorados, ni se deben posponer las visitas al oftalmólogo. Hay sin embargo, suplementos benéficos que usted puede tomar:

Vitamina A, 10.000 UI, de 1 a 3 veces al día (tome durante cinco días, después descontinúe por dos).

Complejo B, 100 mgs. (de desintegración lenta), mañana y tarde.

Complejo de vitamina C de rosa del bosque (ros e hips), 500 mgs., mañana y tarde.

Vitamina E (forma seca) 400 UI, mañana y tarde.

16- RESFRIADOS

Nadie pone mucha atención a un resfriado, excepto el cuerpo, que pone demasiada.

PVM (vea al principio de este artículo).

Vitamina e de rosa del bosque (rase hips), 1.000 mgs., 3 veces al día.

Vitamina A de 25.000 UI, de 1 a 3 veces al día (tome por cinco días y pare por dos).

Vitamina E (fbrma seca), de 200 a 400 UI diarias.

 Agua, de 6 a 8 vasos diarios.

3 cápsulas de acidófilus o de 1 a 2 cucharadas líquidas tres veces al día.

1 tableta de zinc, 15 mgs., 3 veces al día.

17- SARAMPIÓN

Se puede tener el sarampión a cualquier edad, a pesar de que es más común entre los niños. Es la más contagiosa de las enfermeda­des infantiles. Existe ya una vacuna preventiva, pero el virus ataca a una gran mayoría de los no vacunados cada año. La enfermedad y la erupción pueden ser severas o leves, y existe tos fuerte. Su cuerpo necesita vitaminas para luchar contra la enfermedad y recuperarse de ella.

Vitamina A, 10.000 UI (reduzca la dosis para los niños), de 1 a 3 veces al día, por cinco días, luego pare 2.

Vitamina C de rosa del bosque (rase hips), de 500 a 1.000 mgs., mañana y tarde.

Vitamina E (forma seca), de 200 a 400 UI, mañana y tarde.

18- SÍNDROME PREMENSTRUAL (SPM)

Entre dos y diez días antes del comienzo de la menstruación, mi­llones de mujeres se sienten afectadas por una amplia gama de ma­lestares físicos y cambios de humor -desde acumulación de agua a la depresión, insomnio, dolores severos, violencia incontrolada, crisis de llanto y aún depresión suicida. Esto es conocido como el síndrome premenstrual.

BEBIDAS Y ALIMENTOS QUE HAY QUE EVITAR (SPM),

Sal y comidas saladas.

Regaliz (éste estimula la producción de aldosterona, la cual causa retención aún mayor de sodio y agua).

Comidas y bebidas frías (éstas afectan en forma negativa la circu­lación abdominal y empeoran los dolores menstruales).

Cafeína en todas sus formas (vea la sección 230). La cafeína au­menta el deseo de azúcar, destruye las vitaminas B, ayuda a elimi­nar el potasio y el zinc y aumenta la secreción de ácido hidroclor­hídrico, lo cual puede causar irritación abdominal.

Tés negros y astringentes. (Los tanitos que contienen envuelven a los minerales necesarios para el cuerpo e impiden su absorción en el tracto digestivo.)

Alcohol (porque afecta negativamente el azúcar sanguíneo, agota los niveles de magnesio y puede interferir con la apropiada función del hígado, lo cual puede agravar la tensión premenstrual).

La espinaca, las hojas de remolacha y otros vegetales que conten­gan oxalatos (los oxalatos impiden la asimilación y absorción apro­piada de los minerales).

COMIDAS Y BEBIDAS QUE DEBEN AUMENTARSE (SPM)

Fresas, sandías (coma las semillas), alcachofas, perejil y berros (son diuréticos naturales).

Semillas de girasol crudas, dátiles, higos, melocotones, bananas, patatas, cacahuete s y tomates (ricos en potasio).

Trate con el Dong Quai; es una hierba conocida como la hembra del ginseng que mejora la circulación, regula la función del hígado y ayuda a remover el exceso de agua del sistema. 

Complementos que se sugieren (SPM)

Vitamina B6, 50 a 300 mgs. diarios (aumente gradualmente).

PVM (vea al principio de este artículo).

Magnesio, 500 mgs. y calcio 250 mgs. (Sí, con la tensión premens­trual se necesita un doble de magnesio que de calcio, porque una de­ficiencia de magnesio causa muchos de los síntomas de la tensión premenstrual.

Vitamina E (forma seca), de 100 a 400 UI diarias.

Aceite de prímula (primrose), 500 mgs., de 1 a 3 tabletas diarias. Y ¡haga ejercicio! Aparte del hecho de que éste mejora la circulación abdominal, el sudor ayuda a remover el exceso de fluidos del cuerpo. Caminar rápidamente por 30 minutos, dos veces al día y/o nadar, es altamente recomendable.

19- ÚLCERAS

Hay dos tipos de úlceras pépticas, una en el estómago y la otra en el duodeno. Las dos asociadas con la excesiva acidez de los jugos gástricos. Se ha descubierto que en los dos tipos de úlcera, los suple­mentos pueden ser efectivos.

Vitamina A, 25.000 UI, de 1 a 3 veces al día, por cinco días, des­pués pare por dos.

Complejo de vitamina B de 100 mgs. (de desintegración lenta), ma­fiana y tarde.

Vitamina C de rosas del bosque con bioflavonoides,. 1.000 mgs., mafiana y tarde.

Complejo de vitaminas y minerales de gran potencia, mafiana y tarde.

Gel de aloe vera, de 1 a 3 cápsulas, o de 1 a 3 cucharadas, forma líquida.