Publicado hace Hace 1 años por Guillermo Angarita | 2075 lecturas
Manejo médico-naturista de un ataque o convulsión

Las convulsiones son síntomas de un problema cerebral. Ocurren por la aparición súbita de una actividad eléctrica anormal en el cerebro. Cuando las personas piensan en convulsiones, suelen imaginarse el cuerpo de una persona que se sacude rápida y sin control. No todas las convulsiones provocan estas sacudidas. Existen muchos tipos de convulsiones y algunos tienen síntomas leves. Las convulsiones se dividen en dos grupos principales. Las convulsiones focales, también llamadas convulsiones parciales, ocurren en una parte del cerebro. Las convulsiones generalizadas son el resultado de actividades anormales en ambos lados del cerebro.

La mayoría de las convulsiones duran de 30 segundos a dos minutos y no causan daños duraderos. Sin embargo, es una emergencia médica si las convulsiones duran más de cinco minutos o si una persona tiene muchas convulsiones y no se despierta entre éstas. Las convulsiones pueden tener muchas causas, entre las que se incluyen medicinas, fiebre alta, lesiones en la cabeza y ciertas enfermedades. Las personas que tienen convulsiones recurrentes debido a un trastorno cerebral tienen epilepsia. 

B- BUSQUE ATENCIÓN MÉDICA DE INMEDIATO SI:

- Los ataques se prolongan por más de cinco minutos o suceden consecutivamente;

- La víctima no cobra la conciencia entre ataque y ataque;

- La víctima está embarazada;

- La víctima presenta problemas respiratorios;

- Los ataques se presentan cuando la persona está en el agua.

C- MIENTRAS ESPERA PARA RECIBIR ATENCIÓN MÉDICA:

Resultado de imagen para convulsiones

1. Ayude a la víctima a recostarse en el piso y despeje el área a su alrededor. Cuando sufra un ataque no detenga a la víctima pues así podría lastimarla.

2- Clocarle al paciente, un trapo que envuelva algo consistente como una espátula de madera, una cuchara o una paleta en la boca, para evitar mordeduras en la lengua.

3. Ponga una almohada suave debajo de la cabeza de la víctima, por ejemplo, un almohadón o cojín. Asimismo, se recomienda aflojarle la ropa y, si trae puestos lentes, quitárselos.

4. Revise la respiración. En caso de que la víctima deje de respirar, ponga en práctica la RCP (ver http://www.elabcnaturista.com/articulo/T%C3%A9cnicas-B%C3%A1sicas-de-Reanimaci%C3%B3n-Respiratoria/6).

4. Revise los ataques. Tome el tiempo de duración de los ataques y, si hay más de uno, cuente cuantos ataques sufrió, para que proporcione esta información al personal médico.

D- PRIMEROS AUXILIOS EN CASA PARA TRATAR ATAQUES Y CON­VULSIONES

1- Una vez que pase el ataque, ponga cómoda a la víctima y tranquilícela; no la deje sola hasta que se recupere por completo. Sugiérale que descanse mientras usted hace lo siguiente:

2- Masaje. Dele un masaje en el lóbulo de las orejas con firmeza durante unos cuantos minutos para estimular los puntos de la digitopuntura.

3- Digitopuntura. Apriétele la piel que está entre el labio superior y la nariz con un movimiento hacia arriba (en la digitopuntura, éste es un punto que reanima el co­razón).

Resultado de imagen para aceite de cayena

4- Aceite de Cayena: se tibia el aceite de ajonjolí, se licúa con flor de Cayena roja o de cualquier otro color. Por cada 100cc de aceite, 2 flores de Cayena, se cuela y se da masaje en todo el cuerpo, especialmente para vertebral y en la planta de los pies nos ayuda a superar la crisis. Este aceite también es útil en el insomnio, tortícolis y contracturas musculares por ser un poderoso relajante muscular.

En general las convulsiones siguen un ciclo y pasan.

Los daños más frecuentes que generan las convulsiones son: heridas, mordeduras de la lengua y golpes, esto es lo que hay que evitar