Publicado hace Hace 3 meses por Guillermo Angarita | 878 lecturas
MELÓN (Cucumis melo L.) Fuente de agua viva

Planta rastrera de tallos largos, ramificados, angulosos e hirsutos. Sus frutos son de exquisito aroma, de diferente tamaño y color según las diversas variedades de melones. Los más conocidos se dividen en dos grupos: cantalupus y reticulados.

Los melones son originarios de África y Asia y se conocen en China desde hace por lo menos 3.000 años. Estos melones primitivos eran más amargos, casi como pepinos, y no podían comerse crudos. Diversos cruces dieron como resultado unas frutas híbridas más dulces, que los moros introdujeron en España desde Persia y luego a África. Más tarde fueron introducidos en Italia y desde allí llegaron a Francia en el siglo XV, desde donde fueron propagados rápidamente por toda Europa por los papas de Aviñón. Cristóbal Colón llevó melones al Nuevo Mundo; cuando sus hombres se hubieron comido la fruta, descartaron las semillas, que produjeron grandes cosechas de melones. Estas frutas tan populares, se cultivan actualmente en las regiones más cálidas del mundo.

Es el fruto del cucumis melo planta anual de la familia de las cucurbitáceas. Hay muchas variedades. Uno de los mayores beneficios es su pulpa fresca, dulce, jugosa, que resulta refrescante, se consume por lo general cruda y hay quien la sazona con pimienta, salo azúcar. También se utiliza en la elaboración de compotas, mermeladas o almíbar; es un alimento alcalinizante, un buen depurativo y se le asignan propiedades desintoxicantes, pues (lavado biológico) es tan laxante como la ciruela.

El más grande y el más pesado siempre es el mejor, porque indica que ha estado más tiempo en la mata. Según los expertos, para elegir un buen melón deben observarse las líneas verticales: a más líneas más dulce es su sabor; suelen palparse por los extremos para conocer su grado de madurez, deben ceder a la presión, pero de manera consistente. No es aconsejable si está demasiado blando.

  Resultado de imagen para propiedades curativas delmelon

PROPIEDADES E INDICACIONES:

El melón es, ante todo, agua. Según las variedades, el porcentaje hídrico oscila entre el 90% y el 95%. Ahora bien el agua del melón, al igual que el de todas las frutas muy jugosas, no debe conside­rarse igual al agua del grifo ni incluso de la fuen­te. No es un agua pasiva e inerte, simple ve­hículo de transporte para sales y solutos, sino un agua viva, que ha estado en íntimo contac­to con el protoplasma de las células vegetales; el agua del melón es un agua biológica, que ha participado de los miles, o quizás, millones de reacciones químicas que se desarrollan en el in­terior de las células vivas del vegetal.

Posiblemente por ello, nada calma tanto la sed del verano, como una buena tajada de me­lón. Y  nada agradecen tanto los riñones, como ese auténtico "suero vegetal" que es el agua del melón.

El melón es la fruta del riñón, pues lo limpia pero se debe consumir lo más fresca posi­ble, pues una vez abierta, se degenera rápi­damente y produce toxinas. Al contacto con el oxígeno produce hasta 0,5 % de arsénico.

Sus indicaciones más importantes son las si­guientes:

• Afecciones urinarias: El consumo de melón enriquece la sangre en sales minerales y en vitaminas, y facilita la labor depuradora de los riño­nes. Después de haber tomado melón, los riñones son capaces de eliminar con mayor eficacia las sustancias de desecho y las toxinas que se produ­cen como resultado de la actividad metabólica. El "agua viva" del melón contribuye a ello, junto con los minerales que lleva disueltos.

Conviene a todos aquellos que deseen favorecer la importante función renal, y especialmente a los que padecen de:

- Insuficiencia renal en su grado inicial, cu­yos síntomas principales son la retención de lí­quidos y las micciones escasas o poco concen­tradas.

- Cálculos renales y arenillas, en especial cuando son de tipo úrico. Merced a su gran po­der alcalinizante, el melón aumenta la solu­bilidad de las sales ácidas que forman los cál­culos úricos, y facilita su disolución y elimina­ción.

- Infecciones urinarias (pielonefritis y cistitis): Aunque el melón no es un antiséptico urinario, por su acción alcalinizante de la orina puede frenar la proliferación de los gérmenes colifor­mes causantes de infecciones urinarias (Esche­richia coli y similares), los cuales precisan de un medio ácido para desarrollarse.

• Exceso de ácido úrico, manifestado por artri­tis úrica y gota.

Estreñimiento crónico debido a pereza intes­tinal.

• Estados de deshidratación acompañados de pérdida de minerales, como ocurre tras diarreas, sudoración abundante o crisis febriles. Aunque el melón sea laxante, puede administrarse sin pro­blemas en caso de diarrea por gastroenteritis

- Los enfermos de próstata, riñones y vías  urinarias.

- Se usa para la presión arterial elevada.

- Ayuda a limpiar tejidos y sangre.

- Baja la fiebre.

- Aumenta la leche a las madres lactantes.

- No conviene comerla como postre.

- Se recomienda su uso para prevenir infecciones y cierto tipo de cáncer, enfermedades del corazón y apoplejía.

- Estimula el apetito.

- Aumenta la producción de orina.

- Útil para tratar afecciones de la piel.

- Rejuvenece los tejidos.

- Es útil para tratar trastornos nerviosos.

- Hemorroides.

- Enfermedades reumáticas.

- Gota.

- Artritis.

- Hipertensión.

  Resultado de imagen para propiedades curativas delmelon

Preparación y empleo

- Fresco: Es la mejor forma de consumirlo. No es aconsejable como postre, pues el abun­dante líquido que aporta, dificulta la diges­tión.

- En conserva: Con el melón se elaboran deliciosas confituras y mermeladas.

Valor nutritivo

El 80% de la composición de esta fruta es agua, y las escasas calorías que aporta se debe a su contenido moderado de azúcares. Sus principales nutrimentos son la vitamina C, el beta caroteno, el potasio y el magnesio. La cantidad de betacaroteno, de acción antioxi­dante, depende de la intensidad del pigmento anaranjado en la pulpa. Contiene además carotenoides, pigmento s amarillos y rojos que actúan como antioxidantes; adenosina, que previene la coagulación de la sangre, y glutathione, antioxidante y anticancerígeno. Los melones son una de las frutas frescas más ricas en sodio (10 miligramos/100 gra­mos de producto, frente a los 4 miligramos/ 100 gramos de media del resto de frutas).

CONSEJOS ÚTILES...

- El melón es diurético y contribuye a superar el estreñimiento. Comer un cuarto de melón o medio, sin acompañamiento, debe provocar, unas horas después de ingerirlo, una discreta evacuación.

- Los pediatras recomiendan el consumo de jugo de melón a partir de los cuatro meses, después de comprobar que al bebé le guste y no desarrolle ningún rechazo hacia él.

- Los diabéticos y las personas pasadas de peso pueden deleitarse con esa fruta por su contenido moderado de azúcar. Quienes retienen líquidos o presentan dificultad para orinar pueden acudir al melón. A la hora de comprar un buen melón, confíe en su olfato, fruta que no expida un agradable olor no tiene buen sabor.

Colocar en una licuadora un puñado de semillas de melón y 1 rebanada de melón picado junto con un poco de agua.  Licuar hasta que esté bien integrado.  Tomar a diario por la mañana.

- Para retención de líquidos. Realizar el cocimiento de la corteza, previamente lavada, y tomar entre ocho y veinte días.

- Para los parásitos intestinales: Dejar secar un puñado de semillas de melón.  Luego machacar y consumirlas crudas.  Realizar este remedio todos los día por 10 días, preferiblemente en ayunas.

- Para adelgazar 1: Colocar 1 taza de jugo de toronja, 1/3 taza de melón y 1/2 taza de sandía picada, sin cáscara ni semillas en la licuadora. Colar y tomar de inmediato un vaso preferiblemente por la mañana. Este jugo produce sensación de saciedad y, por ello, se evita comer de más. Es muy indicado en dietas de adelgazamiento.  Igualmente, quita la sed.

- Para adelgazar 2: Colocar una rebanada de melón sin cáscara y picada y 1 cucharada de marrubio en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Colar y tomar 2 tazas diarias. Este remedio no sólo es diurético sino que también ayuda a acelerar el metabolismo.

- Para eliminar la papada: Aplicar sobre el rostro y el cuello una pasta compuesta por una rebanada de melón machacada. Masajear con suavidad hacia arriba (de forma ascendiente) y dejar puesta por 20 minutos.  Este remedio mejora el tono y la firmeza de la piel lo que contribuye a reducir y hasta eliminar la papada siempre y cuando se aplique de forma constante.

Resultado de imagen para propiedades curativas delmelon

Recomendaciones

Para saber si un melón está maduro, es necesario tomarlo o agarrarlo por la parte del tallo (área donde estaba unido a la planta) y apretar un poco sobre la parte contraria.  Si está maduro, cederá levemente al realizar la presión.  Sin embargo, si lo agitas y notas que algo se “mueve” dentro significa que el melón se “pasó” es decir, se encuentra demasiado maduro.

No se recomienda comer el melón después de las comida, sino en la mañana.

Si desea cultivar usted melón, debe sembrarla cuando el clima sea fresco de verano, puede aumentar el calor que la rodea dejando que sus enredaderas corran sobre concreto o sencillamente colocando plástico negro debajo de ellas en la huerta. Si se deja que las enredaderas caigan por encima de un terraplén de rocas, las rocas conservarán el calor durante la noche y se obtendrá el mismo efecto.

SABÍA QUE...

En algunas tumbas egipcias se han encontrado representaciones de este fruto de 2400 a. C. Fue descrito en la antigüedad como la obra maestra de Apolo y alabado por ser una fruta tan beneficiosa como el sol. En el siglo III, los manuales de horticultura romanos daban instrucciones sobre su cultivo. En aquella época, se servía la fruta espolvoreada con almizcle para acentuar su delicado sabor.