Publicado hace Hace 1 años por Guillermo Angarita | 3743 lecturas
Los 10 Antibióticos Naturales más potentes de la Naturaleza

La medicina moderna ha avanzado enormemente en el último siglo. Desde el descubrimiento de la penicilina hasta las mejoras en cirugía, desde los tratamientos para enfermedades antes incurables hasta la erradicación total de males que antes afectaban a millones de personas, la ciencia ciertamente ha logrado beneficios impensados hace sólo 50 años.

Uno de los más importantes inventos en este campo han sido, sin duda, los antibióticos, ciertas sustancias químicas que impiden la multiplicación o desarrollo de diversos microbios, haciendo muy sencillo eliminar enfermedades, muchas de ellas mortales hace unas décadas. Definitivamente, los antibióticos han marcado un antes y un después en la historia de la medicina occidental.

Sin embargo, y como sucede con muchos otros medicamentos benéficos, en muchos casos se abusa de los antibióticos. Esto ha llevado a que las bacterias sean cada vez más resistentes a los fármacos, sin contar con los efectos secundarios que en muchos casos estos medicamentos tienen sobre el organismo. Desafortunadamente, la venta libre de antibióticos ha hecho que se los emplee en todo momento, trivializándolos, reduciendo sus efectos y permitiendo a las infecciones desarrollar barreras protectoras muy difíciles de romper.

Las alternativas naturales a los remedios químicos son siempre mucho más recomendables, gracias a sus componentes libres de manipulaciones en laboratorio y su historial de miles de años de efectividad.

Y aunque no se los conozca popularmente, existen algunos alimentos de consumo muy común que poseen importantes efectos antibacterianos, que casi siempre pueden reemplazar el uso de antibióticos, asegurando efectos más directos y duraderos, casi ningún efecto secundario indeseado y un tratamiento mucho más natural y benéfico.

LAS 12 BACTERIAS MÁS COMUNES RESISTENTES A LOS ANTIBIOTICOS

Todas las bacterias acabarán por aprender a ser resistentes y existen miles o tal vez millones de especies. Éstas son las más resistentes o problemáticas de las que causan enfermedades humanas.

BACTERIA  ENFERMEDADES QUE CAUSA
Enterococos                    Bacteremia, infecciones quirúrgicas y del tracto urinario       
Haemophilus influenzae    

Meningitis, infecciones del oído, neumonía, sinusitis,             epiglotitis

Mycobacteríum tuberculosis

Tuberculosis

Neissería gonorrhoeae

Gonorrea

Plasmodium falcíparum

Malaria

Pseudomonas aeruginosa

Bacteremia, neumonía, infecciones del tracto urinario

Shigella dysenteríae

Diarrea grave

Staphylococcus aureus

Bacteremia, neumonía, infecciones de heridas quirúrgicas

Streptococcus pneumoniae

Meningitis, neumonía, infecciones del oído

Klebsiella pneumoniae

Bacteremia, neumonía, infecciones del tracto urinario y de heridas quirúrgicas

Escherichia coli Salmonella

Diarrea grave o con sangre Diarrea grave

Salmonella Diarrea Grave

Nota sobre la clasificación de las bacterias: Las bacterias se clasifican como gram negativas o gram positivas, llamadas así por la forma en que sus membranas celulares aceptan una tinción (positivas) o no (negativas). Las bacterias gram positivas son enteroeoeos, Mycobacterium tuberculosis, Staphylococcus aureus y Streptococcus pneumoniae. Las bacterias gram negativas son Shigella dysenteriae, Haemophilus influenzae, Neissería gonorrhoeae y Pseudomonas.

 

Los 10 Antibióticos Naturales más potentes de la Naturaleza

1. Acacia.

 

Sus principales propiedades son:

  • Antibacteriana. Se utiliza para combatir las bacterias.
  • Anticatarral. Sirve para combatir el catarro.
  • Antifúngica. Destruyen o inhiben el crecimiento y la reproducción de los hongos.
  • Antihelmíntica. Actúa contra los parásitos intestinales.
  • Antiinflamatoria mucosa. Reduce la inflamación mucosa.
  • Antimicrobiana. Combate los microorganismos o evita su aparición.
  • Astringente. Previene y ayuda a eliminar gases del tracto digestivo, aliviando cólicos y espasmos.
  • Hemostática. Eficaz para detener una hemorragia.
  • Mucilaginosa. Estimula el sistema digestivo.
  • Sedativa. Calma o sosiega los dolores o la excitación nerviosa.

Usos y formas de consumo:

  • Infusión: Hervir 28 gr de Acacia en 475 ml de agua de 15 a 30 minutos y dejar reposar una noche.
  • Lavado: Usar una infusión de hojas, tallos y vainas para lavar heridas infectadas.
  • En polvo: Aplicar en infecciones fúngicas y heridas. También puede utilizarse para detener el sangrado de una herida y prevenir la infección.
  • Pasta: Combinar una parte de pasta de acacia con 3 partes (por volumen) de agua destilada. Depositar en una botella o frasco cerrado y guardarla en el frigorífico. Dejar que se disuelva y agitar ocasionalmente. Dosis: 1 o 2 cucharadas (15 – 30 ml) tan a menudo como sea necesario para las inflamaciones y dolores en el tracto gastrointestinal.

2. Ajenjo.

 

Precauciones: Evitar grandes dosis durante el embarazo. Infusiones concentradas han provocado el aborto en ratas, aunque infusiones débiles se consideran seguras. El aceite esencial no se debe ingerir. Pequeñas dosis pueden producir insuficiencia renal e incluso la muerte. Un uso excesivo y prolongado de la hierba durante años puede provocar daños en el sistema nervioso central debido a los altos niveles de tuyona. El uso de esta planta en la medicina popular es generalizado, pero debe reconocerse que el ajenjo es una hierba fuerte y debe utilizar con precaución.

Sus principales propiedades son:

  • Antimebiana. Lucha contra la infección causada por Entamoeba histolytica.
  • Antibacteriana. Se utiliza para combatir las bacterias.
  • Antifúngica. Destruyen o inhiben el crecimiento y la reproducción de los hongos.
  • Antihepática: Reduce la inflamación del hígado.
  • Antiinflamatoria.
  • Antipirética. Disminuye la fiebre.
  • Colerética: Estimula la producción de bilis en el hígado deportivo.
  • Diaforética: Que hace sudar.
  • Estimulante gástrico.
  • Inmuno-moduladora.
  • Vermífuga: Mata las lombrices intestinales.

Usos y formas de consumo:

Cápsulas: de 1 a 5 cápsulas 4 veces al día.

3. Ajo

 

El ajo es considerado en los últimos siglos uno de los remedios naturales más efectivos. Es Rico en antioxidantes, capaces de contribuir a la destrucción de los radicales libres, responsables del deterioro de la acción de cuerpo que el paso del tiempo puede conducir a enfermedades cardíacas y cáncer. El ajo ayuda a bajar la presión arterial, combatir las infecciones de la piel y protege el corazón.

Precauciones: El ajo puede provocar náuseas y vómitos si se toma en grandes cantidades. El ajo no es recomendable para madres lactantes.

Sus principales propiedades son:

  • Antibacteriana. Se utiliza para combatir las bacterias.
  • Analgésica.
  • Antifúngica. Destruyen o inhiben el crecimiento y la reproducción de los hongos.
  • Antiespasmódica: Ayuda a disminuir los espasmos musculares de los intestinos.
  • Antihelmíntica: Actúa contra los parásitos intestinales.
  • Antiparasitaria.
  • Antiprotozoaria.
  • Antiséptica: Impide el desarrollo de microorganismo patógenos.
  • Antiviral. Combate los virus e impide su reproducción.
  • Colagoga: Provoca la evacuación de la bilis.
  • Diaforética: Que hace sudar.
  • Hipotensora. Disminuye la tensión arterial.
  • Estimulante sistema inmunológico.

Usos y formas de consumo:

  • Cápsulas: Tomar 3 cápsulas 3 veces al día como medida preventiva.
  • Tintura: Mezclar en una proporción 1/2 bulbo fresco en alcohol de 95%. Tomar 40 gotas hasta 6 veces al día.
  • Dientes frescos: Comer 1 diente hasta 3 veces al día como medida preventiva.

4. Aloe (Sabila)

 

Sus principales propiedades son:

  • Antibacteriana. Se utiliza para combatir las bacterias.
  • Antimicrobiana. Combate los microorganismos o evita su aparición.
  • Antiinflamatoria.
  • Antiviral. Combate los virus e impide su reproducción.
  • Antiulcerosa.
  • Cicatrizante.
  • Purgativa.

Usos y formas de consumo:

Aplicación externa: Abrir las hojas frescas de la planta y aplicar sobre la herida o quemadura hasta que esté bien cubierta.

5. Equinácea.

 

La equinácea ha sido ampliamente utilizada para el fortalecimiento del sistema inmune. Se considera útil para la prevención y tratamiento de las enfermedades estacionales, tales como resfriados y gripes. La equinácea es particularmente conveniente en el caso de enfermedades de las vías respiratorias superiores, que pueden incluir, además de resfriados, tos. También está indicado para el tratamiento de las infecciones que involucran el tracto urinario.

Precauciones: La equinácea es un estimulante del sistema inmune por lo que deben evitarse dosis prolongadas. En raras ocasiones puede producir dolor en las articulaciones si se toma de forma continuada.

Sus principales propiedades son:

  • Antibacteriana. Se utiliza para combatir las bacterias.
  • Antiinflamatoria.
  • Estimulante sistema inmunológico.

Usos y formas de consumo:

  • Lavado: Cocer 57 gr de las cabezas de flores o raíces en 237 ml de agua durante 15 minutos, dejar reposar 1 hora, y lavar las picaduras venenosas abundantemente tantas veces como sea necesario.
  • Polvo: Repartir generosamente en heridas el polvo seco de cabezas de semillas o raíz lo más fino posible.
  • Tintura: Mezclar cabeza de flores secas en una proporción 1/2 en alcohol de 95%. Para resfriados y gripes tomar no menos de 30 gotas cada hora hasta que los síntomas desaparezcan.
  • Cataplasma: Mezclar el polvo con agua hasta que se espese, y colocarlo en el área afectada.

6. Enebro.

 

Precauciones: Evitar tomarlo si se padece alguna enfermedad renal aguda, durante el embarazo o con inflamación gástrica. Las dosis altas o prolongadas pueden irritar los riñones.

Sus principales propiedades son:

  • Antibacteriana. Se utiliza para combatir las bacterias.
  • Anticatarral. Sirve para combatir el catarro.
  • Antifúngica. Destruyen o inhiben el crecimiento y la reproducción de los hongos.
  • Antimicrobiana. Combate los microorganismos o evita su aparición.
  • Antiséptica: Impide el desarrollo de microorganismo patógenos.
  • Carminativa. Favorece la expulsión de los gases del tubo digestivo y disminuye las flatulencias y cólicos.

Usos y formas de consumo:

  • Infusión: Hervir una cucharadita de enebro en 177 ml de agua durante 15 minutos. Para las infecciones de las vías respiratorias o intoxicación por alimentos, tomar tan a menudo como se desee.
  • Lavado: Para prevenir o curar la infección . Usar 25 gr de hierba en en 1 litro de agua, hervir durante 30 minutos y dejar reposar durante la noche.
  • Polvo: Añadir la planta en polvo para prevenir o curar la infección de una herida.
  • Tintura: Mezclar las bayas en una proporción 1/5 con alcohol de 75%. Usar de 5 a 30 gotas hasta 3 veces al día.
  • Vahos: Hervir 100 gr de agujas o semillas trituradas en 4 litros de agua e inhalar el vapor.

7. Eucalipto.

Precauciones: La ingesta a partir de 4 o 5 gotas de aceite esencial de eucalipto es tóxica. El aceite puede ser irritante si se coloca directamente sobre la piel. La ingestión de te en exceso puede causar calambres intestinales.

Sus principales propiedades son:

  • Antibacteriana.
  • Anti fúngica. Destruyen o inhiben el crecimiento y la reproducción de los hongos.
  • Antipirética. Disminuye la fiebre.
  • Antiséptica: Impide el desarrollo de microorganismo patógenos.
  • Diaforética: Que hace sudar.
  • Estimulante secreciones mucosas.

Usos y formas de consumo:

  • Infusión: Hervir 25 gr de hierba en 237 ml de agua, dejando en remojo 30 minutos. Hasta 6 veces al día tomar la infusión para los resfriados, dolor de garganta, congestión bronquial, fiebre o escalofríos.
  • Lavado: Lavar las heridas infectadas con una infusión de 25 gr de hierba en 237 ml de agua, dejando en remojo 30 minutos.
  • Polvo: Aplicar el polvo sobre la piel infectada, heridas, ulceraciones, según sea necesario.
  • Tintura: Mezclar 1/2 de hierba fresca en una proporción de alcohol del 95%.
  • Hacer gárgaras: 30 gotas de tintura en 177 ml de agua. Hacer gárgaras hasta 3 veces al día y tragar.
  • Aerosol nasal: 30 gotas de tintura en 30 ml de agua con la frecuencia deseada.
  • Duchas: 8 ml de tintura en 475 ml de agua una vez al día.
  • Vaho: Hervir de 75 a 100 gr de hierba en 4 litros de agua, retirar del fuego e inhalar el vapor.

8. Jengibre

 

El jengibre es una verdadera panacea para la salud. Se pueden comer frescos, como un alimento en sí mismo, o en forma de especias y condimentos, después de ser secada y reducida a polvo. El efecto beneficioso del jengibre proporciona con la infusión, es muy útil para el tratamiento y prevención de la gripe, dolor de garganta, tos y catarro.

Precauciones: Evitar grandes dosis durante el embarazo.

Sus principales propiedades son:

  • Analgésica.
  • Antiartrítica.
  • Antibacteriana.
  • Anticoagulante.
  • Antitusiva.
  • Antiespasmódica: Ayuda a disminuir los espasmos musculares de los intestinos.
  • Anti fúngica. Destruyen o inhiben el crecimiento y la reproducción de los hongos.
  • Antiinflamatoria.
  • Antiviral. Combate los virus e impide su reproducción.
  • Carminativa. Favorece la expulsión de los gases del tubo digestivo y disminuye las flatulencias y cólicos.
  • Diaforética: Que hace sudar.
  • Estimulante circulatorio.
  • Hipotensora. Disminuye la tensión arterial.

Usos y formas de consumo:

  • Infusión: Hervir 25 gr de raíz fresca durante 5 minutos en 237 ml de agua.
  • Cápsula: Moler la hierba en polvo y encapsular. Tomar 3 capsulas 3 veces al día.
  • Tintura: Mezclar raíz fresca en una proporción 1/2 en alcohol de 95%. Usar de 10 a 20 gotas hasta 4 veces al día.
  • Raíz: Comer a menudo la cantidad deseada.

9. Miel.

 

Precauciones: Hay tres casos en que la miel puede ser perjudicial, si las abejas fabrican la miel a partir de plantas venenosas, en ocasiones la miel cruda puede tener esporas de botulismo que pueden ser muy peligrosas para niños menores de 1 año de edad, en raras ovaciones las personas alérgicas a picaduras de abejas pueden tener reacciones adversas a la miel.

Sus principales propiedades son:

  • Anti anémica: Ayuda a restablecer los mecanismos normales de producción de hemoglobina y la formación de hematíes.
  • Anti fúngica. Destruyen o inhiben el crecimiento y la reproducción de los hongos.
  • Antiinflamatoria.
  • Antiviral. Combate los virus e impide su reproducción.
  • Estimulante sistema inmunológico.
  • Expectorante: Expulsa las flemas y secreciones de la faringe, la laringe, la tráquea o los bronquios.
  • Laxante: Sirve para facilitar la evacuación del vientre.
  • Tónica: Reconstituye.

Usos y formas de consumo:

  • Diluir en infusión: Como preventivo, tomar una cucharada en la infusión tres veces al día.
  • Aplicación externa para úlceras, heridas, quemaduras e inflamación infecciosa de la piel. Aplicar directamente sin diluir, cubrir con vendaje estéril y cambiar todos los días.
  • Sin diluir: Como preventivo tomar una cucharada 3 veces al día.

10. Salvia

 

Precauciones: No se recomienda tomar salvia ni durante el embarazo ni durante el periodo de lactancia.

Sus principales propiedades son:

  • Antibacteriana. Se utiliza para combatir las bacterias.
  • Antiséptica: Impide el desarrollo de microorganismo patógenos.
  • Astringente. Previene y ayuda a eliminar gases del tracto digestivo, aliviando cólicos y espasmos.
  • Diaforética: Que hace sudar.
  • Expectorante: Expulsa las flemas y secreciones de la faringe, la laringe, la tráquea o los bronquios.

Usos y formas de consumo:

  • Infusión: 2 cucharaditas de hojas en 237 ml de agua, dejar en remojo durante 15 minutos. Hacer gárgaras y después ingerir para infecciones de garganta y fiebre de 3 a 6 veces al día. Para uso tónico dejar reposar 113 gr en un litro de agua durante toda la noche y beber frío durante todo el día siguiente durante 7 días.
  • Polvo: espolvorear en las heridas infectadas.
  • Tintura: mezclar hierba fresca en una proporción 1/2 con alcohol de 95%. O hierba seca en una proporción 1/5 en alcohol del 50%. Uso preventivo: de 10 a 30 gotas hasta 3 veces al día. En condiciones agudas, de 30 a 60 gotas hasta 6 veces al día.
  • Aceite esencial: En difusor o en gotas en 30 ml en spray nasal. Su uso en un difusor ayuda a prevenir y curar la infección.
  • Vahos: Mezclar 113 gr de hierba en 4 litros de agua, llevar a ebullición e inhalar el vapor.