Publicado hace Hace 3 meses por Guillermo Angarita | 195 lecturas
Ciruela

Fruto del ciruelo, denominado como drupa y de muy distinta forma y color según la variedad. Las más conocidas son: la amarilla y la Juliana (negro-azulada); la dama es roja oscura y la Claudia puede ser de tono verde claro, oscuro o incluso violeta. Tiene fama de ser un fruto exquisito, con razón llega incluso a rebosar almíbar.

La ciruela es una drupa redonda u oval, lisa y lampiña. El epicardio varía según las numerosas variedades; puede ser de color rojo, violáceo o amarillo; el mesocarpio es pulposo, poco adherente al hueso, jugoso, de sabor dulce ligeramente acídulo, muy perfumado y agradable. El hueso es duro, leñoso, ovalado, puntiagudo, liso y asurcado en uno de sus bordes; encierra dos semillas y generalmente una sola.

Las ciruelas silvestres aparecieron en Asia hace aproximadamente 2000 años. Los primeros en cultivarlas fueron los asirios, y luego las adoptaron los romanos, quienes se dedicaron con entusiasmo a cruzarlas para crear especies hibridas. El historiador Plinio cita una gran cantidad de estas variedades. Los cruzados introdujeron las ciruelas en Europa, allí llegaron a ser muy apreciadas. Hoy en día se cultivan en casi todos los paí­ses templados.

Resultado de imagen para ciruelas

Propiedades medicinales

Hay ciruelas especiales para desecar, una de cuyas propiedades es la de resultar laxante, sobre todo cuando se come con piel pero lavada; además de sus principios laxantes activos, contienen fibra lo cual hace que adquieran volumen y faciliten en tránsito intestinal. Ahora bien, deben estar maduras para su consumo, porque verdes resultan muy indigestas y pueden producir diarrea. Se deben comprar maduras, ya que como otras frutas no maduran después de recogidas.

Las ciruelas tienen efecto curativo en las siguientes enfermedades:

- Riñones.

- Hemorroides.

- Estreñimiento: La acción combinada de la pectina y de la sustancia que estimula los movimientos intestinales hace de las ciruelas un laxante efectivo y suave a la vez. A diferencia de la fibra de tipo insoluble, como la del salva­do, la fibra soluble de la ciruela suaviza y protege las paredes intestinales. 

Los niños y los ancianos toleran muy bien las ciruelas, que constituyen el laxante recomen­dado en caso de estreñimiento infantil o de la tercera edad. 
- Enfermedades del hígado y de la vesícula biliar.

- Anemia.

- Artritis.

- Exceso de colesterol:La fibra de las ci­ruelas, compuesta mayormente por pectina, consigue que descienda el nivel de colesterol tanto en animales de experimentación, como en los seres humanos. 

- Congestión de sangre.

- Arteriosclerosis: La ciruela es suave­mente diurética, depurativa y desintoxi­cante. Su bajísimo contenido en grasas, proteínas y sodio la hacen muy apropiada en caso de arteriosclerosis, exceso de áci­do úrico, gota, afecciones degenerativas de las articulaciones (reumatismos, artrosis) y hepatopatías (hepatitis crónica, cirrosis, etc.). En todos estos casos, conviene añadir unas cuantas ciruelas frescas o desecadas en el desayuno de cada día. 

- Reumatismo.

- Gota y debilidad en general.

Prevención del cáncer de colon: El he­cho de que la fibra soluble de ciertos ali­mentos vegetales protege contra el cáncer de colon es ya conocido desde hace años por los investigadores. Por lo tanto, el consumo ha­bitual de ciruelas, tanto frescas como deseca­das, constituye un hábito preventivo muy re­comendable para todos aquellos que tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de colon, ya sea por causas genéticas (poliposis intestinales) o adquiridas (alimentación escasa en fibra ve­getal, estreñimiento crónico o diverticulosis del colon). 

- Diarrea: la pectina regula el intestino.

- Tos, bronquitis.

- Es altamente desintoxicante lo cual favo­rece los problemas de obesidad, piel, gota, artritis, y del reuma.

- Facilita la digestión.

Resultado de imagen para ciruelas

Valor nutritivo

La ciruela tiene un alto porcentaje de azúcar y es rica en vitaminas, su principal nutriente es el potasio, además contiene una sustan­cia llamada phytosterols, que puede tener acción antiviral y antibacteriana.

Además contiene más antioxidantes que ninguna otra fruta. 100 g proporcionan 40 kilocalorías. En cualquier régimen de adel­gazamiento las ciruelas cumplen un papel primordial, pero no se debe abusar, porque los empachos de ciruelas no resultan nada agradables.

Preparación y empleo 

- Frescas: Para que las ciruelas crudas sean bien toleradas por el estómago, deben haber alcanzado su punto óptimo de madu­ración. 

- Ciruelas pasas (desecadas): Se toman tal cual o puestas previamente a remojo la no­che anterior. La dosis habitual es de 6 a 12 ci­ruelas pasas, preferiblemente por la mañana. 

- Preparaciones culinarias: Con las ci­ruelas se elaboran deliciosas compotas y mermeladas, que también p-oseen efecto laxante. 

Resultado de imagen para ciruelas
CONSEJOS ÚTILES ...

- Por su alto contenido de azúcar, es fuente de energía, razón por la que es recomendable para deportistas y personas que realizan esfuerzos físicos. Se utiliza en la prevención de la hipertensión arterial, los accidentes cerebrovasculares y los síntomas de la menopausia.

- En conserva, fresca o deshidratada, la ciruela es un excelente laxante natural. Para esto, se toman dos o tres ciruelas pasas, se dejan en remojo en un vaso de agua durante la noche y se bebe el líquido en ayunas. Se recomienda para los niños y las mujeres embarazadas que tienen problemas de estreñimiento.

- La ciruela pasa es rica en fibra y sortitol, y se considera una especie de aspirina natural, el ácido benzoico y otras sustancias propias depuran el sistema digestivo en corto tiempo. En compota o jugo, ayuda a mejorar el estreñimiento en los niños pequeños.

- Las ciruelas crudas, cocidas y desecadas son siempre un alimento sano. Constituyen un elemento dietético útil para los trastornos del metabolismo.

- En casos de estreñimiento severo pase 20 ciruelas por un tamiz, añada a la pasta 15 g de sulfato de magnesio. Tome cada media hora una cucharada llena. La pasta puede ser también de dos partes de ciruela y una de higos secos.

- Las manchas de la piel pueden eliminarse por completo si toma este jugo: cuatro onzas de jugo de ciruelas pasas mezcladas con 12 onzas de jugo de zanahoria

- Desayune con ciruelas: Un desayuno ideal para vencer el estreñimiento y pro­teger el intestino, debe contener cirue­las secas, yogur, miel y unas rebanadas de pan integral o de pan de centeno. Para aumentar su efecto laxante, las ci­ruelas pasas se pueden poner a remojo por la noche, y se toman por la maña­na en el desayuno, bebiendo después el agua donde se encontraban. 

Resultado de imagen para ciruelas

SABÍA QUE….

La ciruela es originaria del Cáucaso, Persia y Anatolia. Los países productores son: Estados Unidos, China, Yugoslavia, España, Francia, Italia, Alemania. En España se cultivan en Lérida, Aragón y Sevilla.